1 día en Quebec, qué ver en la ciudad canadiense que nos conquistó

14-11-2016

 
1 día en Quebec, qué ver en la ciudad canadiense que nos conquistó

Quebec es la más francesa de las ciudades canadienses, me aventuraría a decir que incluso mucho más que Montreal, y es que la herencia es más que evidente en sus calles, al margen de que su lengua oficial sea también el francés. Al fin y al cabo la ciudad perteneció a Francia entre 1532 y 1763 (más de lo que perteneció a los ingleses -de 1763 a 1867-), y se dice que un 95% de los residentes en Quebec son descendientes de franceses.

De todas las ciudades que visitamos en nuestro road trip por la costa este de Canadá, los cuatro estuvimos de acuerdo en que Quebec es la ciudad canadiense más bonita, al menos fue la que más nos cautivó, y vamos a exponerte nuestros motivos:

 

1. El encanto de una ciudad amurallada:

 

Quebec es la única ciudad amurallada de toda Norteamérica, lo que le da ese encanto especial. Su casco histórico, llamado el Viejo Quebec, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985, y los puntos turísticos más relevantes de la ciudad se encuentran dentro de estas murallas, fuera de las cuales se alza una ciudad mucho más moderna y residencial.

 

La muralla, que se extiende 5 kilómetros, cuenta con varias puertas: San Luis (la que está más cerca de la Citadelle), Kent y St. Jean. El paseo alrededor de la muralla es muy recomendado, sobre todo para obtener esa visión de contrastes entre la arquitectura afrancesada del viejo Quebec y los rascacielos de cristal de la ciudad nueva.

Cuenta con varios centros de interpretación donde se pueden conocer algunos de los aspectos más destacados de la historia de Quebec. También se puede visitar la Citadella, ubicada junto a la puerta St Louis. Se trata de la fortificación militar más grande de toda norteamérica. Si quieres visitarla, abre todo el año, y además se puede ver también el cambio de guardia (en verano, a las 10:00 am).

 

2. La ciudad baja y la alta:

 

Unidas por un teleférico o por un corto paseo, la ciudad baja, el Petite Champlain, y la alta, Haute Ville, se unen sin perder su encanto y su esencia, quizás a diferencia de ciudades como Bérgamo, en Italia, donde esta separación coincide con la parte moderna y antigua de la ciudad, en Quebec ambas -parte alta y baja- se encuentran en el casco histórico.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Canadá, Quebec, Ciudad, Coche, Barco, Verano, Hotel

Comentarios