14 DÍAS EN SINGAPUR, BALI E ISLAS GILI

16-01-2017

 
14 DÍAS EN SINGAPUR, BALI E ISLAS GILI

Teníamos muy poco dinero y muy pocos días de vacaciones, pero queríamos, necesitábamos viajar, y que ese viaje fuera especial. El invierno de 2015 fue extremadamente duro para nosotros y el cuerpo nos pedía hacer, al fin, un viaje de larga distancia, olvidarnos de todo en un lugar con una cultura absorbente, colores, olores, mucha naturaleza, comida rica y gente encantadora. Pensamos en Latinoamérica, pero se nos iba de presupuesto, así que nuestra mirada se dirigió a Asia y, teniendo tan pocos días (por calendario son 14, pero ya la ida y la vuelta son dos días prácticamente enteros), ni se nos pasó por la cabeza intentar abarcar un país entero, así que tenía que ser Bali.

Volar en verano es caro, así que lo más decente que encontramos fue volar a y desde Singapur. Ya puestos, queríamos aprovechar un par de días allí para conocer una ciudad que nos daba bastante curiosidad. Después, a degustar un poco la isla de los dioses, porque ya sabíamos que no llegaríamos a ver ni la mitad, aunque estamos conformes con lo que hicimos para lo justitos de tiempo que íbamos. Para rematar, necesitábamos un poquito de playa en condiciones, así que descubrimos las Gili y para allá que fuimos. Eso sí, queda pendiente un viaje largo para conocer toooda Indonesia.

Resumen de nuestro viaje a Singapur, Bali e islas Gili:

DÍA 1: En ruta Londres-Doha-Singapur

Volamos con Qatar Airways, haciendo escala breve en Doha, y genial: comida más que aceptable, buenas pelis, asientos bastante confortables y todas las chorraditas posibles de regalo.

DÍA 2: SINGAPUR: Marina Bay

Llegamos al aeropuerto de Changi y, cuando al fin conseguimos los tickets (no recordamos por qué, pero nos costó un rato), fuimos en el metro hasta el hostal. Estaba ya anocheciendo, pero para evitar el jet lag, en la medida de lo posible, decidimos ir a dar una vuelta por Marina Bay y contemplar la famosa imagen de los rascacielos del Central Business District iluminados. Llegamos a tiempo de ver un espectáculo de luz y sonido y confirmamos que en Singapur todo es “exagerao”. Entramos a curiosear al pedazo de centro comercial, y aprovechamos para cenar antes de volver al hostel… que estaba en Geylang, el barrio de las “luces rojas” (no nos dimos cuenta hasta que llegamos jajaja!). Nos movimos en el metro, y es que el transporte funciona de lujo en Singapur.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Singapur, Indonesia, Bali, Ubud, Islas Gili, Kuta, Ciudad, Naturaleza, Aventura, Mochilero, Low cost

Comentarios