3 días en San Diego

15-08-2017

 
3 días en San Diego
 

Llegamos a San Diego al atardecer, después de un largo viaje desde Las Vegas.

San Diego nos pareció una ciudad bellísima, donde se mezcla una onda relajada en las playas, con toda su historia colonial, un creciente downtown, excelentes opciones de gastronomía, arte y cultura 

DONDE NOS ALOJAMOS: elegimos hacerlo sobre la playa, ya que era el último lugar de nuestro itinerario de viaje, y queríamos relajarnos un poco después de tantos días. El hotel fue el Catamaran Resort, ubicado en Mission Beach. La zona es preciosa. El hotel está sobre una bahía con aguas super calmas, y a escasos metros está el Océano Pacífico.

Es un resort de playa con todo lo necesario para una estadía relajada, divertida y en un ambiente muy agradable. Estuvimos en una habitación garden, con dos camas dobles y vista a la piscina. El bloque de habitaciones que da a la playa se ve maravilloso, la salida de la habitación directo a la arena. La habitación es cómoda, limpia, con un lindo balcón. Las instalaciones el hotel se nota que no son muy nuevas pero todo está muy bien cuidado. Tiene jardines con mucha vegetación, un lago, peces, patos, palmeras, loros todo esto le da un toque tropical al lugar. Hay un restaurant, The Atoll que no tuvimos oportunidad de probar pero se ve muy concurrido y un ambiente muy agradable, con mesas afuera rodeadas por pequeños fireplaces que le dan un toque muy cálido. Los domingos ofrecen un brunch que se ve es famoso en el lugar, vimos mucha gente y un gran despliegue de mesas y carpas en el exterior.

La piscina es amplia, y hay un jacuzzi exterior que aprovechamos ya que el clima era fresco para la piscina.

Hay mesas y reposeras en la playa de libre uso.

El hotel posee un barco estilo mississipi, el Bahía Belle, que recorre la bahía, y este paseo está incluido para los huéspedes del hotel, muy lindo recorrido nocturno por la bahía.

El hotel tiene un spa que no utilizamos, con una amplia lista de tratamientos.

Vista del hotel desde la playa

Las playas son muy amplias, por supuesto que el clima de febrero no era apto para el agua, pero si pudimos caminar por la arena, recorrer el muelle y pasear por las pintorescas callecitas, de Mission Beach y Pacific Beach


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Estados Unidos, California, San Diego, Ciudad, Océano Pacífico, Naturaleza, Coche, Hotel, En familia

Comentarios