A #FranciaEnTren | Comienza la aventura: Aix en Provenza

12-10-2016

 
A #FranciaEnTren | Comienza la aventura: Aix en Provenza

Por fin ha llegado el día esperado, nos vamos a Provenza en AVE y ¡en primera clase! Nuestro tren nos espera en Barcelona Sants así que debemos dirigirnos hasta allí. Nuestra aventura comienza... ¡YA!

Tras algunos días de trabajo - y de fiestas de pueblo - tenemos ya las maletas hechas y un montón de ganes de descubrir esta parte del territorio francés y más si es gracias a un sorteo, así que habiendo dormido más bien poco nos dirigimos hasta Vinaròs para coger el tren regional y llegar así a Barcelona.

Después de tres horas de viaje que me recuerdan a mis años de estudiante en la Ciutat Comtal llegamos a Barcelona Sants y buscamos, primero, la oficina de atención al cliente para preguntar cómo podemos acceder a la sala VIP. Sí, sala VIP, porque hasta Barcelona nos hemos desplazado en el borreguero, pero hasta Francia vamos a viajar en Primera Clase, y eso supone tener el privilegio de disfrutar de la sala Vip. Así, nos dicen que un par de horas antes de la salida del tren podemos acceder a ella y esperar allí hasta el momento del embarque. Pero, ¿qué vamos a hacer hasta entonces? Pues sacar nuestros bocatas, sentarnos en un banco y comer.

Llegado el momento vamos a la sala VIP, mostramos nuestros billetes y nos dejan pasar. En realidad, vamos a ciegas; sí habíamos investigado por internet qué era aquello de la sala VIP, pero no habíamos encontrado a nadie que nos explicase claramente de qué se trataba. Pues bien, nosotros vamos a sacaros de dudas: en la sala VIP tienes sofás, sillones, televisión, mesas de estudio/trabajo, salas de reunión, máquinas de café, bebidas, comida, conexión wifi… Todo tipo de lujos – a los que no estamos acostumbrados – que no debes pagar porque ya van incluidos en el precio del billete. 

Y es el momento de subir al tren, y es en este momento cuando te das cuenta de cuáles son las ventajas de viajar en este medio de transporte. Para aquellas personas que como yo tienen pánico a volar, el momento del embarque supone minutos interminables de angustia que hacen del viaje algo menos agradable. Cuando se viaja en tren esa angustia desaparece y el trayecto se convierte en algo reconfortante y relajado. Obviamente esto no le sucede a todo el mundo, pero sí es mi caso y por ello os lo cuento. Además, el embarque en tren es mucho más rápido y puedes llevar contigo las maletas sin pagar un coste adicional – que es decir ya mucho, así que subimos al tren sin ningún tipo de problema y a la hora indicada salimos prestos hacia Aix-en-Provence. Hasta esta ciudad tenemos unas 4 horas de viaje pero que van a pasar sin darnos cuenta ya que el trayecto es bellísimo.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Francia, Provenza, Marsella, Aix en Provenza, Ciudad, Tren, Low cost

Comentarios