ASTANA: LA CAPITAL MÁS EXTRAÑA DEL MUNDO

11-07-2017

Viajando Vivo
 (4/5)
 
ASTANA: LA CAPITAL MÁS EXTRAÑA DEL MUNDO
 

Frenamos tan de golpe que me sacudí en mi asiento. Me debía de haber dormido, no recordaba en que momento había anochecido. El helado aire nocturno se coló por la puerta cuando la abrieron para que suba un militar, y me di cuenta de que estábamos en la frontera. Celeste ya tenía los pasaportes en la mano. Habíamos llegado, a esas extrañas horas, a Kazajistán. Nos esperaban en Astana, la capital del país.

Cuando planeábamos nuestro viaje por Rusia a bordo del Tren Transiberiano de este a oeste, nunca se nos pasó por la cabeza la posibilidad de visitar Kazajistán. Pero a medida que nos acercábamos, y habiendo leído sobre otros viajeros que habían tomado el pequeño desvío para visitar la nueva capital que tan cerca queda de la frontera sur de Rusia, nos picó el conocido bicho de la curiosidad.

Así que nos tomamos un colectivo desde la ciudad de Omsk con destino a Astana, un viaje de 12 horas que hicimos mayormente de noche.

El militar caminó por el pasillo del colectivo controlando que todos los pasajeros tengamos pasaporte, luego bajó y con él bajamos todos para dirigirnos a la pequeña casilla del puesto fronterizo.

Una vez superado el trámite en ambos lados de la frontera, volvimos al colectivo y seguimos avanzando en dirección suroeste hacia Astana.

El sol de la mañana calentaba el mundo cuando al fin llegamos a la estación de colectivos. El primer desafío era que alguien nos preste su teléfono para llamar a Zhaslan, nuestro anfitrión de Couchsurfing.

Todos los van a querer ayudar, nos dijo. Y tuvo razón. A la primer persona que, mediante señas, le pedimos que nos preste su celular para hacer una llamada, así lo hizo.

Un colectivo y 40 minutos después llegábamos al bloque de edificios de carácter soviético en las afueras de la capital en donde él vivía, y comenzaba nuestro viaje por Astana. Una ciudad que ya desde la ventanilla del colectivo se nos presentaba moderna y reluciente. Y vacía

La ciudad vacía en construcción

Astana tiene ganada por goleada la reputación de la capital más extraña del mundo. Mientras caminabamos por las calles del distrito de negocios, fue imposible no sentirse impresionado por las extraordinarias obras arquitectónicas que abundaban en la ciudad.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Kazajistán, Astaná, Ciudad, Autobús, Mochilero

Comentarios