BAYEUX | LA PRIMERA LIBERADA

08-03-2017

 
BAYEUX | LA PRIMERA LIBERADA

Bayeux es una ciudad de Normandía que tiene un gran peso dentro de la historia de Francia: por una parte, y como hecho más reciente, fue la primera ciudad liberada tras el Desembarco de Normandía; por otra, alberga el famoso Tapiz de Bayeux. Pero además tiene una catedral de quitar el hipo, palabrita.

Después de pasar toda la jornada dando tumbos por las playas del desembarco me empeño en ir hasta Bayeux porque he leído en algún lugar que fue la primera ciudad liberada de Francia y que, además del famoso Tapiz de Bayeux, tiene un casco histórico interesante y original porque se salvó de los bombardeos de 1944. Como se encuentra de camino de regreso a Le Havre y no nos desvía mucho de la ruta decidimos dejarnos caer por allí, y menos mal.

El Tapiz de Bayeux – en francés la Tapisserie de Bayeux – es un bordado de lino de 70 metros de largo que narra el inicio de la conquista de Inglaterra por parte de Guillermo el Conquistador y la batalla de Hastings, describiendo las batallas desde el punto de vista normando. El tapiz data del siglo XI y ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Cuando llegamos a la ciudad buscamos, como siempre, el centro histórico y esta vez no es difícil encontrarlo: unas torres puntiagudas se asoman en lo alto, se trata de la catedral. Así, hasta ella nos dirigimos y aparcamos en una calle cercana donde la zona de estacionamiento es abundante. El exterior del edificio es impactante, pero no podemos imaginarnos lo que nos espera dentro.

La Catedral Notre-Dame de Bayeux terminó de construirse en el año 1077 y fue ordenada construir por el obispo Odo. Su arquitectura mezcla exquisitamente los estilos normando y románico, estilos que se mantienen en las dos torres de la fachada principal, así como en la cripta y la mayor parte de la nave. En los siglos XIII y XV se añadieron elementos góticos como el portal principal y el ábside trasero, y la cúpula de la torre principal se incorporó en el siglo XIX.

Cuando cruzamos el portal no podemos creer lo que ven nuestros ojos: qué altura, qué delicadeza, qué elegancia, ¡qué belleza! Tanto Juanjo como yo nos quedamos alucinados, aunque mi hermano no entiende de dónde sale tanto alucine Pos’ esta no és de les grans, nos dice, a lo que Juanjo responde Si això a Espanya vam aprendre a fer-ho 200 anys després!!!! A lo que Víctor contesta: no es para tanto… Y Juanjo responde: ¡si la de Burgos es del XIII! Y así empieza una discusión absurda en bucle que consigo terminar con un ¡mirad esas vidrieras!


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Francia, Calvados, Bayeux, Ciudad, Coche

Comentarios