Bohol: el último reducto del tarsier de Filipinas

29-08-2017

 
Bohol: el último reducto del tarsier de Filipinas
 

La isla de Bohol, situada en las Bisayas centrales es sinónimo de verde, campos de arroz, palmeras y bueyes de agua que tiran de los arados. También lo es de cascadas, montañas con formas cónicas y escondite de seres con aspecto de Yoda, los tarsiers. A pesar de su gran tamaño y atractivo, el viajero medio que visita Filipinas se limita a conocer una pequeña parte del territorio, como una extensión desde la base de Alona Beach en la cercana isla de Panglao.

Como muchos otros, la falta de tiempo nos apremiaba y decidimos hacer un recorrido por nuestra cuenta en un día desde Alona utilizando transporte local. Los objetivos de nuestra visita eran principalmente dos: conocer de cerca a los tarsiers de Bohol de forma responsable y visitar las Chocolate Hills o Colinas de Chocolate. Acostumbrados ya a la locura del transporte público en Filipinas, nos aventuramos por las carreteras boholianas en un día que resultó ser de lo más completo.

Santuario de Tarsiers de Corella (Phillippine Tarsier Foundation – Tarsier Research and Development Center)

¿Qué son los tarsiers? Esos pequeños animalillos

Los tarsiers son los primates más pequeños del mundo y tan sólo se encuentran en Filipinas, algunos bosques de Malasia o en islas de Indonesia como las Célebes o Borneo. En todo caso, dentro de este territorio las especies tienen diferencias en carácter y fisonomía, pero el punto común de todas ellas es que están en peligro de extinción.

Este diminuto primate no supera los 15 cm, es realmente minúsculo y posee una larga cola que utiliza para equilibrarse al saltar. Su principal característica son los grandes ojos que tiene debido a su actividad nocturna y el hecho que pueden girar la cabeza casi 180º, algo que resulta fascinante de ver. El tarsier filipino es estrictamente solitario y no le gusta el ruido ni el cautiverio, pudiendo llegar a suicidarse en caso de mucho estrés. Se alimentan de presas vivas, mayoritariamente insectos y por regla general les gusta situarse en arbustos no muy altos, desplazándose dando saltos y ayudándose con sus pegajosos y quebradizos dedos para agarrarse.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Filipinas, Bisayas Centrales, Bohol, Loboc, Montaña, Naturaleza, Moto

Comentarios