Bratislava y sus estatuas

12-04-2017

 
Bratislava y sus estatuas
 

Bratislava, capital de Eslovaquia, se encuentra situada a orillas del Danubio, a tan sólo 60 kilómetros de Viena. Y, quizá, la cercanía con capitales tan turísticas como Praga, Budapest o la misma Viena hacen que su belleza quede eclipsada.

Si bien no es una gran ciudad en la que encontraremos renombrados monumentos o museos con visitas interminables, tiene un encanto especial que te atrapa. Su casco histórico medieval es una delicia para la vista, pequeño pero lleno de rincones que parecen sacados de un cuento.

Una de las grandes curiosidades que tiene esta encantadora ciudad son sus estatuas. Repartidas por el casco histórico, te tropezarás casi sin querer con varias estatuas con distintos significados.

Cumil

En el cruce entre las calles Rybárska brána y Panská nos encontramos con la estatua más famosa y sin duda la más fotografiada: Cumil. Se trata de un obrero que en su tiempo de descanso se dedica a observar a los viandantes desde su alcantarilla.

Los problemas de su ubicación generaron que perdiera su cabeza hasta en dos ocasiones, por este motivo han colocado a su lado la señal de trafico “man at work”.

Ignaz

En la calle Rybárska brána encontraremos también al bello Ignaz, una estatua basada en un personaje sorprendente a la par que real. Cuentan que a principios del siglo XX vivía allí un mendigo que vestía siempre de forma muy elegante y que dedicaba sus días a repartir saludos y flores a todas las mujeres de la zona.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Eslovaquia, Bratislava, Ciudad, Con bebés

Comentarios