Brno, a la sombra de Praga

15-04-2016

 
Brno, a la sombra de Praga
 

Brno, la segunda ciudad más importante de la República Checa, se queda fuera de la mayoría de circuitos. Sí, es muy difícil competir con Praga. No lo vamos a negar. Un país que tiene una de las capitales más amadas por los viajeros por su belleza, dinamismo, cultura y, por qué no decirlo, su cerveza, deja olvidados otros lugares del país. Eso es lo que le pasa a Brno. Casi solo interesa a los checos.

Pero como a mí no solo me gusta conocer los lugares más visitados, durante las vacaciones de Semana Santa de 2016 decidí adentrarme en Moravia y mi primera parada fue Brno. Llegué a Brno tarde. Más tarde de lo previsto por un atasco en Nüremberg (¡oh que gran sorpresa!) que hizo que estuviera en carretera casi tres horas más. En total conduje 9 horas casi non-stop (parando solo a comprar la viñeta para las autovías checas y dar de comer a mi coche). Una paliza de viaje que, viendo el lado positivo, hizo que durmiera cual recién nacido.

Por la mañana, ya con mapa en mano, fui a descubrir todo lo que esta segundona checa puede ofrecerme. Pero hay segundonas y segundonas. Por muy guapa que seas, si te comparan con alguna top model de las que lo están petando, seguramente te sientas insignificante. Pero eso no quiere decir que no seas guapa, atractiva y muy interesante. Eso es lo que le pasa a Brno.

Para visitar Brno con un día es suficiente. Su centro histórico es relativamente pequeño y se puede llegar a todos los sitios a pie. De hecho es así cómo me moví por la ciudad, a excepción del primer tranvía desde el hostel que me dejó en la plaza Moravské nám, el lugar donde paran casi todos los tranvías de la ciudad. Esta plaza tiene una gran zona verde y es la entrada a la ciudad vieja desde el norte.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, República Checa, Moravia, Brno, Ciudad, Semana santa, Coche

Comentarios

 
{% endblock }