CAIRNS: ATHERTON TABLELANDS Y SUS CASCADAS

15-01-2017

 
CAIRNS: ATHERTON TABLELANDS Y SUS CASCADAS
 

Hoy teníamos otra excursión por Atherton Tablelands. Esta meseta tiene unos paisajes preciosos, llenos de pastos, campos de azúcar, selva… pero sobretodo es conocida por sus cascadas, lagos y piscinas naturales ¡Así que no olvidéis el bañador!

La hicimos con Uncle Brians y nos costó 107 AUD (73€) con comida incluida. Esta vez no nos arrepentimos de coger un tour organizado… ¡porque nos lo pasamos genial! Es una excursión pensada para gente joven con ganas de disfrutar y conocer gente nueva. De hecho, nosotros éramos los más mayores ¡jajaja! Nuestro conductor Jimbo estaba loco (en el buen sentido) y durante todo el trayecto no paró de hacer bromas, proponer juegos y cantar canciones divertidas como esta…

¿Os han entrado ganas de ir a Australia después de escucharla, eh? jajaja no os preocupéis, nosotros aún seguimos vivos y puedo decir que… ¡merece la pena arriesgarse! 😛

Nos pasaron a buscar sobre las 8 de la mañana con Gus the Bus (este es el nombre de su autocar) y después de recoger a otra gente en sus hoteles, fuimos a Babinda Boulders. Son unas piscinas naturales de agua cristalina donde te podías bañar y tirarte desde las rocas, las cuales tenían formas muy curiosas a causa de la erosión.

Después andamos por un sendero a través de la selva dónde nuestro guia nos explicó la vegetación y fauna de la zona. Llegamos a un mirador desde dónde se podían ver las Devil Pools. En estas piscinas naturales está prohibido bañarse porque son muy hondas y las corrientes subterráneas son peligrosas.

A diferencia del día anterior, íbamos con la calma, disfrutando de cada momento. Hasta nos dió tiempo a tomar el sol un rato y desayunar café y pasteles (cortesía de Uncle Brians).

La siguiente parada fueron las Josephine Falls. Aquí andamos unos 700 metros por la selva hasta llegar a una cascada de varios niveles, donde se formaban pequeños estanques en los que te podías bañar.

La idea era subir por unas rocas resbaladizas y tirarnos por ellas como si fuera un tobogán. Suena fácil, ¡pero conseguirlo sin matarnos fue todo un reto! Nos resbalamos varias veces y ¡nos hicimos polvo la espalda mientras los niños no paraban de tirarse como si nada! Al menos nos reímos un rato de lo torpes que somos y seguro que los demás también…

Visto nuestro éxito con las rocas, decidimos ir a hacer fotos desde un mirador que había más arriba:


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Oceanía, Australia, Queensland, Cairns, Meseta Atherton, Selva, Naturaleza, Aventura, Autobús, Luna de Miel

Comentarios