Castillo de Neuschwanstein, la obra de un Rey Loco

18-05-2016

 
Castillo de Neuschwanstein, la obra de un Rey Loco
 

En Alemania, el país que aloja algunos de los castillos más impresionantes de Europa, se encuentra el castillo de Neuschwanstein, una obra arquitectónica tan fantástica que en vez de ser sacada de un cuento de hadas fue metida en uno de ellos.

 

El castillo se encuentra ubicado cerca a Schwangau, un pueblo que de por sí vale la pena visitar por el aire puro y la imponente naturaleza que lo rodea, además de un ambiente mágico y tranquilo que me recordó a los bosques encantados que veía de niño en los cuentos de los Hermanos Grimm todos los domingos en la mañana por un canal nacional.

La historia del Neuschwanstein se remonta al año 1866 cuando mi querido tocayo Luis II de Baviera (más conocido como el Rey Loco) ordenó su construcción. Yo sin embargo lo visité hace poco y puedo decir que es una de las edificaciones que más me han impresionado en Europa.

 

Recuerdo dos pensamientos que tuve durante mi viaje. El primero fue cuando llegué a los pies de la montaña en la cual está empotrado el castillo y lo vi tan fotogénico pero a la vez tan pequeño que estuve a punto de creer que era uno de esos lugares europeos que tienen mucha propaganda pero que al final no son la gran cosa (véase La Sirenita de Copenhague por ejemplo).


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Alemania, Baviera, Montaña, Naturaleza

Comentarios