Christchurch, una tierra que tiembla

12-03-2018

 
Christchurch, una tierra que tiembla
 

Viajar en autobús por Nueva Zelanda es maravillarse continuamente ante el paisaje. Cuando ves las fotos que has hecho, no sabes cuál elegir: si esta porque se ven las flores, esa otra porque aparece el Monte Cook con el lago Tekapo o aquella porque estamos los cuatro y ¡ninguno tiene los ojos cerrados! Así, en autobús, llegamos hasta Christchurch, una tierra que tiembla. 

Christchurch, una tierra que tiembla

Salimos desde Queenstown a Christchurch con Nakedbus. El viaje es largo, pero se aprovecha bien pues se pasa por la región de los lagos, haciendo paradas para contemplar el paisaje, hacer fotos, tomarse un café o curiosear en la tienda de recuerdos.

Llegamos a Christchurch, la ciudad más importante de la Isla Sur, con 376.000 habitantes. Sorprende ver la gran llanura en la que se encuentra, sobre todo después de haber visto tantas montañas. Casi todas las casas son de una sola planta a excepción de algunas torres en el centro, rodeadas de grúas, donde se encuentran los edificios de la segunda mitad del siglo XIX y la zona comercial. Este conjunto había sido una atracción turística hasta que los terremotos paralizaron toda la actividad en la zona.

Terremotos en Christchurch

Nueva Zelanda se encuentra en el límite de las placas tectónicas de Australia y el Pacífico. Por ello experimenta 15000 terremotos al año, de los que solo se sienten unos 1500. Christchurch ha sufrido varios, uno de ellos, el del 22 de febrero de 2011, afectó al centro de la ciudad y ocasionó la pérdida de 181 personas.

Muchos edificios de ladrillo antiguos se derrumbaron, algunos de los más altos sufrieron daños que se estaban intentando reparar, otros simplemente han sido demolidos. Cuando estuvimos, poco después del último terremoto, se podía caminar hasta la plaza de la Catedral para ver el avance de las obras de reconstrucción del centro.

Se observaba todavía el efecto del terremoto en las calles, cortadas mediante vallas, y en los edificios, todos vacíos. Impresiona ver el destrozo que produce un temblor de tierra de intensidad 6.3 durante un minuto y a hora punta. Se siente la dramática pérdida de vidas que hace enmudecer a todos.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Oceanía, Nueva Zelanda, Isla Sur, Región de Canterbury, Christchurch, Ciudad, Autobús, En familia, Akaroa

Comentarios