Cinque Terre: Un litoral repleto de color

27-01-2015

 
Cinque Terre: Un litoral repleto de color
 

Corniglia

La tarde anterior llegábamos a nuestro alojamiento ya a oscuras, pero la mañana del segundo día pudimos disfrutar de las bonitas vistas que teníamos desde la terraza. El Mediterráneo se extendía ante nuestros ojos tras el pinar de enfrente y la tranquilidad invadía el lugar.

Sin dilación volvimos a coger la carretera hasta Corniglia directamente, la SP51 que recorre en altura los pueblos del parque nacional. A unos 4 km antes de llegar, pasamos por el monasterio desde el cual se apreciaba una vista soberbia desde las alturas, con Corniglia y Manarola al fondo.

Al llegar, nuevamente, dejamos el coche cercano a la plaza del pueblo. A pesar de que en muchos lugares ponga “Reservado para los vecinos” había plazas de sobra y nunca tuvimos problema para dejarlo en estas zonas.

Corniglia es el único de los cinco al que no le llega el mar directamente. Aunque pudiera resultar un inconveniente para restar belleza al pueblo, la pequeña localidad se sitúa encima de un risco a 100 m sobre el mar dándole una estampa diferente al resto. Nuevamente las casas de colores parece que quedan suspendidas y rodeadas de bancales de viñedos a su alrededor.

Nos dedicamos a recorrer la calle principal del casco antiguo que lleva hasta una torre/mirador desde donde también se puede observar la costa y Manarola al fondo. Era todavía temprano y el silencio reinaba en todo el lugar, era simplemente perfecto para pasear por todos aquellos rincones especialmente estrechos. Se puede acceder directamente al mar por una gran escalinata en esta zona del pueblo.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Italia, Liguria, Naturaleza, Escapadas, Coche

Comentarios