Cordes-Sur-Ciel, un pueblo de comerciantes

09-08-2017

 
Cordes-Sur-Ciel, un pueblo de comerciantes
 

Algunos historiadores dicen que el fundador de Cordes-Sur-Ciel, Raymond VII de Saint Gilles, quiso crear una ciudad reflejo de la Córdoba española, ciudad referente en la época medieval por su floreciente comercio, y en buena parte fue así.

Desde su creación, Cordes-Sur-Ciel no estuvo al amparo de un castillo, abadía o monasterio que justificara su existencia, el principal motivo de su existencia fue el comercio, al encontrarse en una importante ruta comercial.

Cordes-Sur-Ciel se encuentra en el departamento (equivale a provincia) francés de Tarn, que a su vez forma parte de una de las regiones más visitadas de Francia, Midi-Pyrénées.

Existen muchas páginas de información turística sobre Cordes-Sur-Ciel, si algo puede presumir nuestro vecino galo es de tener una excelente infraestructura turística.

A Cordes-Sur-Ciel se accede por una angosta calle que sube hasta lo alto de la colina donde se asienta, esto es una constante en los pueblos de esta zona, la mayoría se encuentran en zonas elevadas, lugares estratégicos para su defensa.

En Cordes-Sur-Ciel, a diferencia de otras muchas poblaciones, no estaba bajo la protección de un castillo que solía proteger el pueblo y alrededores.

Descubrir Cordes-Sur-Ciel

Tras cruzar una de las puertas de acceso, aparece una típica ciudad medieval. Calles adoquinadas y fachadas góticas te transportan sin mucho esfuerzo a cómo debían de vivir en el 1.222, año aproximado de su fundación.

Cordes-Sur-Ciel consta básicamente de dos calles principales y de dos plazas. Actualmente estas calles están repletas de souvenir y pequeños restaurantes, pero también de locales que ocupan artistas y artesanos.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Francia, Midi Pyrénées, Tarn, Cordes-sur-Ciel, Coche, Escapadas

Comentarios