Cuatro reservas para hacer un safari y no morir en el intento

11-01-2016

 
Cuatro reservas para hacer un safari y no morir en el intento

He tenido la suerte de haber estado en varios países del África austral (aún muchos menos de los que desearía) y en esos viajes, hacer un safari es siempre una opción prioritaria pese a no estar cerca de los archifamosos Serengeti o Ngorongoro en Tanzania. Evidentemente, y pese a que hay que recomendarlo en cualquier viaje a Sudáfrica, también voy a evitar hablar del gigantesco Parque Kruger o del inmenso Etosha en Namibia. En este breve texto os voy a recomendar cuatro lugares -uno por cada país que he visitado más o menos a fondo- donde hacer un safari y no toparte con masas de turistas disparando fotos como si se acabase el mundo. Son cuatro lugares que no se salen como principales en las guías, pero que a nuestro parecer deben formar parte de cualquier recorrido por sus respectivos países.

PN Hluhluwe-iMfolozi (Sudáfrica) 

Cercano a la frontera con Swazilandia (algo así como una hora en coche), su población más cercana es Hluhluwe, una ciudad no demasiado grande en la que hay una buena oferta de alojamientos económicos para pasar la noche previa a la incursión al parque. La reserva son en realidad dos parques, el de Hluhluwe y el de iMfolozi, sin separación visible alguna y que conforman la reserva más antigua del país y la única de la región de KwaZuluNatal en la que se pueden ver los cinco grandes.  

Por sus dimensiones es uno de los parques con mayor densidad de fauna y avistar a los famosos Big Five es una tarea menos complicada que en otros lugares aunque eso sí, deberás tener en cuenta que debido a la orografía del lugar puede ser recomendable un 4x4, aunque para nada imprescindible y es que podrás acceder sin problemas a la gran mayoría de caminos y solo deberás renunciar a una pequeña parte de ellos, lo digo por experiencia. No cabe decir que las mejores horas para avistar a los depredadores son siempre las primeras y las últimas del día, así que plantearse incluso pasar una noche en alguno de sus campamentos puede ser una buena idea. 

Mahango Game Reserve (Namibia) 

Una reserva de pequeñas dimensiones pero con un gran volumen y diversidad de fauna justo a la entrada de la franja de Caprivi. Es cierto que no es fácil ver a los grandes depredadores, pero seguramente hayas pasado varios días en el magnífico PN Etosha y sea un tema superado. Aquí podrás encontrar otras motivaciones como la de ver a los animales realmente cerca, casi tanto que podrías tocarlos y la de no cruzarte prácticamente con ningún coche durante el camino mientras observas manadas de elefantes o búfalos, o observas el comportamiento de decenas de hipopótamos y cocodrilos que se bañan en el río Okavango. 

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Sudáfrica, Namibia, Swazilandia, Botswana, Safari, Naturaleza, Aventura, Coche

Comentarios