De ruta por las Rías Baixas: Un lugar llamado Rial

05-03-2018

 
De ruta por las Rías Baixas: Un lugar llamado Rial
 

Mi pueblo, ese que por circunstancias de la vida se encuentra ubicado a 1200 km de mi residencia habitual, está situado en las Rías Baixas, que para quien no las conozca, es un lugar muy recomendable  en la costa oeste de Galicia, y está plagado de pueblos con encanto. Rial es una aldea que corresponde al pueblo de Rianxo y forma parte de la ruta por las Rías Baixas gallegas que hicimos, además es un sitio especial por ser la aldea que prácticamente me ha visto crecer verano tras verano.

Rial es menos que un pueblo, de hecho ni siquiera es un pueblo sino una aldea y como tal tiene poco que hacer allí, salvo para los que viven allí durante todo el año, que esos siempre encuentran o tienen algo que hacer. Esto también se extrapola a los hechos, ya que Rial es la aldea donde nunca ocurre nada, salvo para los de allí que siempre hay algún hecho importante que destacar, por pequeño que sea. Tengo un sentimiento grande de pertenencia a este lugar, tal es así, que le pondré la categoría de “pueblo” y lo trataré como tal.

En realidad Rial no es el típico destino que esté incluido en las guías turísticas, o al que te irías con la idea de hacer un recorrido visitando los lugares turísticos sino más bien un lugar al que irías más bien para alejarte de las masificaciones de las ciudades y dejarte llevar por la simplicidad, la quietud y la maravilla de su entorno natural, sus parajes y senderos. Hasta hace poco por allí aún no había pasado ni el coche de Google para registrarlo en Google Maps ¿Difícil de creer verdad?

Si llegáis allí por sorpresa o casualidad, y volvéis al cabo de los años, pocas cosas habrán cambiado, y es lo que convierte a Rial, en una aldea auténtica y fiel a sus costumbres. Allí sólo hay un bar, quizá dos, una iglesia, una casa-hotel y la ría, poco más.

Allí la marea sigue subiendo y bajando varios kms. al cabo del día, y es allí lejos de la orilla, cuando más bajo está el nivel de la ría donde podemos encontrar arena fina y de playa, como tal. En la orilla, al menos allí sólo piedras, fango, rizones de pequeñas embarcaciones llamadas “gamelas” y trozos rotos de crustáceos y restos de marisco sobre los que caminamos descalzos sin problemas orgullosos de que nuestra casa, o la casa de nuestros abuelos esté junto esta ría pesquera… y es que los gallegos están hechos de otra pasta y son así “caralludos”


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Galicia, La Coruña, Rías Bajas, Rianjo, Naturaleza, Escapadas

Comentarios