Descubriendo Skye (I): Valles, bahías y lagos

13-03-2017

Mireia
 (5/5)
 
Descubriendo Skye (I): Valles, bahías y lagos
 

Descubriendo Skye (I): Valles, bahías y lagos

 

Cuando pensamos en Escocia, lo primero que nos viene a la mente son los verdes valles típicos de las Highlands, las montañas coronadas de nubes y el encanto rural de los campos salpicados por ovejas, cabras y vacas. Curiosamente, en Escocia hay una zona que reúne en un mismo sitio gran parte de estos bellos paisajes más reconocibles: estamos hablando de la Isla de Skye.

En Worldkers hemos hecho una selección de lugares, experiencias y propuestas que te ayudarán a conocer la isla y así planificar mejor tu estancia en ella. Y es que sean cuales sean tus intereses, la isla entre la niebla siempre tendrá algo nuevo y fascinante que mostrarte.

 

Mar y montaña: Valles, bahías y lagos

 

Fairy Glen:

 

Vista general del Fairy Glen, en Skye. Imagen propiedad de isleofskye.com

 

Muy cerca de la localidad de Uig se encuentran, bastante escondidos para quién no sabe exactamente dónde buscarlos, una serie de pequeños montículos repletos de vegetación que parecen salidos directamente de uno de los múltiples cuentos de hadas propios del folklore escocés: se trata del Fairy Glen, un pequeño y curioso valle cuyo intenso verdor resultará inolvidable para sus visitantes.

El Fairy Glen (literalmente, “El valle de las Hadas”) lo forman una serie de pequeñas elevaciones del terreno, de formas redondeadas, que recuerdan a auténticas montañas pero en una escala mucho más reducida, como si de una extraña maqueta se tratara. 

Se trata de un lugar tranquilo que permitirá a los viajeros desconectar por completo durante unas horas, sea contemplando el insólito paisaje como dando un apacible paseo entre los montículos, acompañados en todo momento de las ovejas de la zona.

  

Vista del Castle Ewen en el Fairy Glen (Skye). Fotografía de Malcolm Manners from Lakeland FL(USA), bajo licencia Creative Commons

 

Si caminamos un poco por la zona, descubriremos la presencia tanto del “Castle Ewen”, una formación rocosa que recuerda a un torreón fortificado, como de la extraña estructura de piedra en forma de espiral. Cuenta la leyenda que esta espiral enlaza con el mundo feérico, y quien la recorre entera puede pedir un deseo.

Para llegar hasta este valle tan peculiar, cerca de la localidad de Uig hay que tomar el camino en dirección a Sheader y Balnaknock. No obstante, para evitar dar demasiadas vueltas desde Worldkers os recomendamos utilizar un GPS para visitar esta ubicación, e introducir las coordenadas del lugar (N 57°35’6″ W 6°20’1.68″) para encontrarlo sin problemas. 

 

 

Faro de Neist Point: 

 

Vista general del Neist Point, en Skye. Fotografía por Frank Winkler 

Aunque en sí misma Skye ya puede considerarse una visita obligada para aquellos viajeros que quieran empaparse del espíritu salvaje de Escocia, la isla cuenta, además, con varios puntos imprescindibles, siendo posiblemente la joya de la corona el Faro de Neist Point.

El Neist Point Lighthouse es, sin duda, uno de los faros escoceses más famosos y visitados debido al espectacular escenario en el que se encuentra. Si queremos ver la cara más brava del Atlántico Norte rugiendo frente a verdes acantilados, sin duda éste es nuestro sitio.

Cerca del Neist Point se encuentra una zona habilitada para aparcar, y desde allí nace un sendero que conduce directamente hasta el propio faro. El verdadero encanto de esta visita es recorrerlo, disfrutando de las impresionantes vistas que la geografía de la zona ofrece. En la punta, los viajeros encontrarán el famoso faro, totalmente operativo a pesar de parecer abandonado por su aspecto.

Aunque se trata de una excursión apta para todas las edades, el sendero es bastante largo y será necesaria una hora (y algo más) para completarlo. Además, el camino cuenta con enormes desniveles que pueden resultar un poco pesados (y cansados) a la hora de volver. Nuestro consejo es hacer todas las paradas necesarias en el camino para ir descansado, y aprovecharlas para fotografiar el impresionante paisaje que veremos a nuestro alrededor.

 

 

Fairy Pools:

 

Una de las piscinas naturales de las Fairy Pools, en Skye. Imagen propiedad de isleofskye.com 

Uno de los lugares más paradisíacos de toda Escocia se encuentra en la Isla de Skye, ofreciendo unas cascadas y piscinas naturales completamente cristalinas, de color azul turquesa, a aquellos valientes bañistas que, debidamente equipados, sean capaces de nadar en estas frías aguas: sin duda, estamos hablando de las inconfundibles Fairy Pools.

Las Fairy Pools, ubicadas al pie de las montañas Cuillin, se encuentran cerca de la población de Carbost. El sendero que nos llevará a estas piscinas naturales empieza en una zona habilitada para aparcar y, desde ahí, el camino va siguiendo el curso del río Brittle.

A pesar de que se trata de una excursión bastante larga (serán necesarias unas dos horas  para completarla entera), las primeras piscinas aparecen a la media hora del recorrido, siendo así una excursión bastante fácil y amena, sin muchas complicaciones, que puede adaptarse según el tiempo que disponga el viajero.

 

 

Bahía de Talisker: 

 

Acantilados y cascada sobre el mar en la Bahía de Talisker (Skye). Fotografía de Mireia Company

 

Una de las excursiones más accesibles y amenas que podrá realizar el viajero en la Isla de Skye es el sendero que lleva hasta la Bahía de Talisker, cerca de la localidad de Carbost. Sea viajando en familia o de forma individual, si el viajero está buscando una visita tranquila y relajada con la que disfrutar del solemne paisaje, sin duda la Bahía de Talisker le resultará idónea.

El camino se inicia desde la misma zona habilitada como aparcamiento, ubicada a 10 minutos de Carbost (la cual no es muy grande y puede estar muy concurrida según el día y la hora), cuenta con una longitud de 1.45km y serán necesarios unos 20 minutos para completarlo hasta llegar a la playa, siempre a paso tranquilo pero sin hacer paradas. En general, el terreno es plano y el camino está bien delimitado, así que no hay que preocuparse por nuestra condición física ni por el calzado a utilizar, ya que se trata de una excursión muy fácil

 

Paisaje cerca de la bahía de Talisker (Skye). Imagen por Katjasv

 

Tanto en el propio camino como junto a los prados y laderas que enmarcan el recorrido hasta llegar prácticamente a la misma playa, el viajero puede verse rodeado de gran cantidad de ovejas, cabras y vacas. Incluso algunos de estos animales, si son lo suficientemente curiosos, pueden llegar a acompañarnos durante gran parte de nuestra visita a la bahía.

Los apasionados de la fotografía encontrarán en la Bahía de Talisker un escenario impresionante donde dar rienda suelta a su creatividad: arena plateada volcánica, suave oleaje e imponentes acantilados enmarcando la entrada de la verde tierra hacia el agua ¡Incluso veremos una cascada cayendo en el mar! Sin duda, todo un conjunto de belleza inolvidable que merece la pena visitar y retratar. 

 

 

Quiaring:

 

Paisaje del Quiaring, Isla de Skye. Imagen de Frank Winkler

 

Entre los paisajes más reconocibles de la Isla de Skye se encuentra el Quiaring, ubicado al norte por la zona del Trotternish. El Quiaring es una formación rocosa compuesta por una serie de elevaciones del terreno, de aspecto sinuoso, que sin duda resultarán espectaculares para todos sus visitantes.

Para llegar al Quiaring, hay que dirigirse dirección a las localidades de Uig o de Staffin, desde donde se podrá encontrar señalización al respecto. Una vez en la zona, los visitantes disponen de varias zonas de aparcamiento donde poder estacionar sus vehículos para poder dirigirse a los miradores o para emprender alguna de las excursiones que parten desde allí. No obstante, a no ser que seamos unos senderistas experimentados, es más aconsejable que disfrutemos de las vistas desde los miradores, ya que el terreno cuenta con constantes pendientes y los senderos pueden resultar bastante duros para aquellos caminantes más ocasionales.

Durante nuestra visita al Quiaring es recomendable utilizar ropa de abrigo y cortavientos, ya que la temperatura suele rondar sobre los 10 ºC durante la primavera/verano, y las ráfagas de viento suelen ser bastante habituales, e intensas, por la zona.

 

 

Kilt Rock: 

 

Vista de la cascada Kilt Rock, en la isla de Skye. Fotografía de Mireia Company

 

Siempre resulta espectacular ver la caída de una cascada en el mar, y exactamente eso es lo que ofrece el mirador del Kilt Rock.

Cerca de la localidad de Staffin se encuentra el gran Lago Mealt (Loch Mealt), el cual cuenta con una peculiaridad que lo diferencia claramente de los otros lagos que se pueden encontrar en la isla: el lago Mealt se desborda al mar en una larga cascada, de más de 50 metros de altura, desde unos imponentes acantilados.

Desde el mirador el viajero podrá obtener unas vistas realmente impresionantes en su conjunto, además de poder disfrutar del relajante rumor del mar, aquí siempre constante y claramente apreciable.

 

 

Old Man of Storr:

 

Vista general del Old Man of Storr, en Skye. Imagen de Frank Winkler

 

De nuevo en la zona del Trotternish, ubicada al norte de la isla, encontramos otro de los grandes protagonistas de Skye: el inconfundible perfil del Old Man of Storr

En sí mismo, el Old Man of Storr es un pináculo aislado que dota de gran personalidad y dramatismo todo el paisaje que rodea al monte Storr, donde se ubica. Sin duda, su silueta es la gran protagonista de multitud de postales y recordatorios que se pueden encontrar en Skye.

A los pies del Old Man se encuentra el lago Leathan (Loch Leathan), y justo enfrente, se puede observar el estrecho de mar que separa Skye de la Isla de Raasay.

Para llegar hasta el Old Man of Storr, tan sólo hay que seguir la carretera A855 dirección a Culnacnoc, si partimos desde Portree. En la zona hay habilitada un área de aparcamiento, pero no es muy grande y suele llenarse rápido de visitantes durante el verano. 

 

 

Para conocer más información sobre la Isla de Skye 

 

Enlaces de interés relacionados 

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Escocia, Islas Hébridas, isla de Skye, Portree, Montaña, Naturaleza, Coche, Escapadas

Comentarios