Día 4: Abadía de Beauport – Costa de granito rosa – Bosque de Huelgoat

14-03-2021

Viajes y mapas
 (5/5)
 
Día 4: Abadía de Beauport – Costa de granito rosa – Bosque de Huelgoat
 

Cuarto día de la ruta por Bretaña visitando lugares mágicos y misteriosos. El despertador como de costumbre sonó temprano. Eran las 07:00 de la mañana y después de mirar por la ventana nuestros peores presagios se confirmaron, el cielo estaba gris y llovía con fuerza, algo que por otra parte es habitual en estas tierras bretonas. Fue el día más largo de la ruta, saldríamos de Dinan en la parte noreste de la Bretaña para recorrer toda la costa norte visitando el Cap Frehel, la Abadía de Beauport, el Sillón de Talbert y la impresionante Costa de Granito Rosa. Acabamos  en el Bosque de Huelgoat, a la entrada del parque natural regional de Armónica, a pocos kilómetros de la costa oeste del Finisterre francés. Resaltar que la ruta por Huelgoat fue de lo más impresionante de todo el viaje.

Fuerte la Latte y Cap Frehel

Estábamos a una distancia de 42 kilómetros y aproximadamente un tiempo de 50 minutos nos separaba de nuestro destino. A esas horas las carreteras estaban desiertas pero la fuerte  lluvia  hacía que tuviéramos que conducir con precaución.  Antes de las 09:00 estábamos ya en el Fuerte la Latte. Para nuestra sorpresa el acceso al mismo es privado. La entrada cuesta 6,5€ y además no abre hasta las 10:30. No podíamos permitirnos el lujo de esperar ese tiempo y decidimos partir hacia el Cap Frehel que estaba a escasos kilómetros. Al llegar, otra nueva sorpresa ¡Había que pagar peaje! No era un precio alto, tan solo 3€, pero unido a que estaba diluviando, decidimos no entrar.

La verdad que fue una decepción esta primera parada programada, pero no quedaba otra. Pusimos rumbo a nuestro siguiente destino y donde teníamos depositadas grandes esperanzas, las ruinas de la Abadía de Beauport. En el camino paramos en Matignon, un pequeño pueblo pesquero donde había un mercado que no pudimos resistirnos a mirar. Totalmente recomendable, nosotros aprovechamos y almorzamos unas crepes, a 50 céntimos la unidad. Continuamos hacia la abadía en Paimpol, que estaba a 90 kilómetros. La carretera no era demasiado buena por lo que  tardamos alrededor de 2 horas en llegar.

Abadía de Beauport en Paimpol

Por fin, pasadas las 11 de la mañana, estábamos en el aparcamiento de la abadía. El tiempo nos dio una tregua y la lluvia aflojó, permitiéndonos disfrutar plenamente de la Abadía de Beauport. Además, para nuestra sorpresa, no parecía haber mucha gente.

La abadía, de la cual solo se conservan las ruinas, fue construida a principios del siglo XIII y se erigió como un centro importante donde los peregrinos que viajaban a Santiago iniciaban el camino.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Francia, Bretaña francesa, Océano Atlántico, departamento de Côtes-d'Armor,, Paimpol, Canal de La Mancha, Costa de granito rosa, departamento de Finisterre, Huelgoat, Naturaleza, Coche, Europa

Comentarios