Diario Senegal – Parte 6: A las puertas de Guinea Conakry

05-09-2016

 
Diario Senegal – Parte 6: A las puertas de Guinea Conakry
 

Amanece en Dindefelo

Llevábamos varios días durmiendo poco y mal, así que nos costó algo levantarnos, pero la verdad es que nos sentó genial poder tener un lugar 'fijo' donde caer muertos y no tenernos que levantar al día siguiente a prisa y corriendo para coger una 'furgo' o un sept-plass para recorrer largas distancias.

Cogimos fuerzas con un desayuno marca de la casa (de la tangana junto al campamento) y Doba nos invitó a conocer el pueblo y las diferentes mejoras que estaban realizando para la comunidad. 

La primera parada fue el huerto comunitario, un extenso terreno repleto de todo tipo de hortalizas plantadas para el auto-consumo y comercio del poblado. La verdad es que daban ganas de ponerse a trabajar junto a los voluntarios que día sí día también, daban vida a éste estupendo espacio.

Después de explicarnos la labor que hacían y regalarnos unos pocos tomates y lechugas, pusimos rumbo al colegio de Dindefelo. En este caso, debemos decir que 'utilizaron' nuestra visita para denunciar algunas deficiencias que llevaban tiempo sin ser solucionadas por el gobierno. A pesar de eso, pudimos ver de primera mano el buen trabajo que hacían los profesores con los alumnos de la zona y lo felices que parecían éstos teniendo acceso a una educación digna. 

Por último, nos desplazamos hasta el hospital. Nos alegró gratamente poder ver la gran labor que hacían los voluntarios y los propios residentes de éste espacio. Ellos, nos mostraban con orgullo las instalaciones de maternidad en donde son atendidas la mayor parte de mujeres de la región y cómo, a través de las placas solares, han podido dotar de energía los diferentes recintos.

Llegamos a Dande, pueblo natal de Doba

El calorcito que nos acompañó durante la subida hasta la cima de la montaña donde se encontraba Dandé nos hacía presagiar que los días que pasaríamos en el poblado serían duros...

Antes de eso, habíamos podido observar grandes explanadas repletas de termiteros 'champiñon' y la consistencia de éstos al aguantar nuestro peso encima! También tuvimos tiempo para asomarnos por el acantilado por el cual caía la cascada de Dindefelo. No nos asomamos demasiado tampoco...impresionaba bastante y no teníamos ganas de acabar el viaje (de la vida) antes de tiempo 😀

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Senegal, País Bassari, Dindefelo, Ciudad, Los Dientes de Dandee, Naturaleza, Montaña, Coche, Mochilero

Comentarios