Disfrutar del verde francés de Martinica

09-04-2015

 
Disfrutar del verde francés de Martinica
 

En 1502, Cristobal Colón llamó a Martinica “el país más bonito del mundo”, un poco exagerado el hombre, aunque hay que tener en cuenta que no conocía gran parte del planeta. Martinica es lindo, pero yo seguía impresionado por la belleza de Antigua, isla que habíamos visitado el día anterior.

Me levanté temprano y todavía me dolía todo de mi vuelta al gimnasio (2 días atrás en el crucero), después de casi un año sin ir al gym. Fuimos a desayunar al restaurant, bien “cargadito”, muchas calorías, para estirar la comida lo máximo posible. Martinica iba a ser un largo día en tierra y no teníamos intenciones de gastar plata comiendo en la isla si teníamos todo incluido en el barco.

Alrededor de las 9 a.m. bajamos a tierra. Perdimos un poco de tiempo antes de bajar porque nos desencontramos después del desayuno. Como lo hacíamos en 2 turnos, porque mi hermano y mi mamá siempre se quedaban durmiendo un poco más, a veces no coincidíamos para encontrarnos en la habitación, y si no hay buena coordinación, no es fácil encontrarse en un barco de 15 pisos con 4.000 personas a bordo.

Bajamos y todos hablaban francés (Martinica es una colonia francesa actualmente). Muy pocos hablaban inglés y nadie español. Nos vimos rodeados de taxistas que ofrecían 4 recorridos/tours por la isla. Todos muy caros, con precios en euros, la moneda oficial de la isla.

Después de escuchar a varios y obtener algo de info, decidimos recorrer la ciudad de Fort-de-France (capital de Martinica) por nuestra cuenta. Pasamos por la biblioteca, la catedral, varias plazas, y varias callecitas llenas de negocios parecidos a los del centro de Córdoba. Nada de otro mundo, muy sencillos.

Cada 2 o 3 cuadras nos encontrábamos con una chica muy amable, de la oficina de turismo, que nos daba recomendaciones y tips par aprovechar al máximo nuestro día. Gran iniciativa de la isla, no lo vi en otro lado, me pareció muy bueno. Sobre todo porque los que bajan de un crucero tienen un sólo día para recorrer la isla y muchas veces se ven abrumados por los que venden tours o paquetes armados. Las recomendaciones de estas chicas eran independientes de cualquier interés económico.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Caribe, isla Martinica, Fort-de-France, Ciudad, Naturaleza, Crucero, En familia

Comentarios