El cráter misterioso del Ngorongoro, el cálido Lago Eyasi y el pequeño Lago Manyara

12-05-2015

 
El cráter misterioso del Ngorongoro, el cálido Lago Eyasi y el pequeño Lago Manyara
 

Ngorongoro y su cráter

Ngorongoro era un lugar que teníamos muchas ganas de visitar, ya sea por los reportajes o por la cantidad de animales que sabíamos que albergaba, pero moríamos de ganas de verlo.

Antes de entrar en la reserva fuimos a visitar un poblado Masai, el cual estuvo bastante bien si no fuera por la “tangada” que te intentan pegar cuando quieres comprarles algo de recuerdo y así participar en su ayuda. Estos Masais estaban muy resabiados!

Pero bueno, como una cosa no quita la otra, la visita fue interesante. Nos enseñaron sus casas explicándonos como las hacían, como cuidaban a su ganado, su familia, sus ropajes, sus sandalias hechas de neumático y nos regalaron un típico baile de bienvenida.

Robert, amante de todo objeto punzante y cortante exótico, le compró su lanza a un Masai que vagabundeaba por esas carreteras… y lo graciosa que queda ella en mitad del comedor!! jajaja

Entramos al Ngorongoro y nada más bajar nuestras caras fueron de… huaaaalaaaaaaaa!!!

Qué maravilla de paisaje! Un lugar realmente único e inusual. Un antiguo cráter dando vida a miles de especies animales.

Con una extensión protegida de  8.288 km² es considerado junto al Serengueti, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Situado en la inmensa caldera de un volcán inactivo, es sin duda, una de las mayores maravillas naturales del mundo.

Nos contaron  que los bosquimanos tienen la entrada prohibida al parque para evitar así la caza por parte de estos a animales de la reserva.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Tanzania, Naturaleza, Safari, Aventura, Ngorongoro, África

Comentarios