EL LAGO BAIKAL EN EL CORAZÓN DE SIBERIA

03-05-2017

Viajando Vivo
 (4/5)
 
EL LAGO BAIKAL EN EL CORAZÓN DE SIBERIA
 

Hacia frío y el viento helado me lastimaba los oídos, pero lo soportaba contento porque disfrutaba del aislamiento que me provocaba, y porque la noche anterior habíamos pasado mucho, mucho más frío. Me encontraba sentado sólo en la colina, con los brazos abrazando las rodillas flexionadas, la cámara casi olvidada colgando de mi mano derecha. Frente a mí, el sol poniente se escondía detrás de una montaña e inundaba el cielo y la superficie congelada del Lago Baikal, del corazón de la Siberia rusa, de una infinidad de tonos anaranjados.

Éste es el relato de la noche en que acampamos en el Lago Baikal, y del día en que sentí con tanta fuerza como pocas veces antes que estaba exactamente donde tenía que estar.

El corazón de Siberia

La naturaleza de la extensa región de Siberia en Rusia es imponente.  Mientras el tren avanza con su monótono traqueteo por las vías del mítico Tren Transiberiano, la ventanilla nos devela un paisaje que evoca la majestuosidad, el orgullo y la dureza de la vida rural del pueblo ruso.

La Gran Estepa alberga distancias imposibles que parecen no soltar nunca el horizonte, bosques de blancos abedules duramente mermados por la mano del hombre, y humildes casas de campesinos agrupadas en pequeñas comunidades que desafían a la imaginación de quienes se preguntan cómo podrán sobrevivir a los inviernos siberianos de -40°.

Pero incluso éste duro terreno, testigo de miles de exilios, de los temidos Gulags soviéticos, y de los inviernos más crudos del mundo, tiene un corazón, tan grande, duro, frío y hermoso, como la Siberia misma: El Lago Baikal.

El lago más grande del mundo contiene el 20% del agua potable de nuestro planeta. Ese dato es suficiente para hacerse una pequeña estimación del tamaño que abarca esta gigantesca masa de agua, que sólo podía encontrarse en el país donde todo tiene dimensiones extraordinarias.

A partir de noviembre, durante los duros meses del invierno siberiano, el Lago Baikal comienza gradualmente a congelarse.

Para mediados de enero y hasta mediados de mayo (comienzos de primavera), la superficie se encuentra completamente congelada, lo que lo hace transitable para personas, bicicletas y hasta autos, dependiendo siempre del grosor del hielo en cada zona del lago.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Rusia, Siberia, óblast de Irkutsk, Olkhonsky, isla de Olkhon, Khuzhir, Lago Baikal, Naturaleza, Aventura, Tren, Mochilero

Comentarios