El Sagrado Corazón de Montmartre

02-06-2016

 
El Sagrado Corazón de Montmartre

En París una de las construcciones importantes a tener en cuenta es la Basílica del Sagrado Corazón. Una enorme y distinguida mole de piedra blanca que, con su arquitectura romano - bizantina, se ha convertido en uno de los monumentos más visitados y emblemáticos de la ciudad.

Se encuentra situada en el punto más alto de París, en la Colina de Montmartre, aquella a la que los romanos llamaron Mons Mercurii, después de erigir un santuario dedicado al Dios del comercio. Más tarde la colina se convierte en Montmartre "Montaña de Mártires", donde la leyenda dice que en el año 250 d.C., Saint Denis, obispo de París, fue decapitado en su cima.

La idea de levantar aquí un templo católico surgió al final de la guerra Franco-Prusiana en el siglo XIX, para honrar a las personas que perdieron sus vidas en la guerra. Autorizado por la Asamblea Nacional, dicen que su construcción fue financiada por todas las parroquias de Francia. Cuando llegues a la basílica puedes subir por las escalinatas, pero, si quieres evitarlas, tienes la opción de subir en el funicular. Aunque si no tienes alguna condición que te impida hacerlo, te aconsejo que subas por las escaleras, verás como es una buena alternativa.

Su arquitectura blanca domina París y es que su extraordinaria blancura se debe al material utilizado en su construcción, la piedra caliza de Château-Landon que la mantiene a salvo de las inclemencias meteorológicas y la contaminación. El edificio es sin duda impresionante. Si te colocas en su parte frontal y miras hacia la entrada, verás dos estatuas ecuestres de bronce, una es de Juana de Arco y la otra del rey Luis IX. Si miras un poco más arriba, la estatua de Cristo con la mano levantada en señal de bendición te da la bienvenida.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Francia, París, Ciudad, Semana santa

Comentarios