Escocia. ¡Un whisky por favor!

29-10-2015

 
Escocia. ¡Un whisky por favor!
 

Segundo día en Skye, después de una noche lloviendo por qué iba a parar, menos mal que el día en exteriores lo hicimos ayer porque con la pinta que tiene hoy, lo mejor es ir en barca.

 

Después de preparanos iniciamos el día bajo la lluvia, volvemos a coger la misma carretera que va en dirección a Portree, como ha llovido tanto la catarata del día anterior baja con un caudal increible, Elena no puede aguantar y quiere salir para hacer fotos, nosotros de manera solidaria nos quedamos dentro del coche y observando como se prepara y se aleja bajo la lluvia para inmortalizar el momento, se cruza con otro turista menos preparado que va empapado hasta las trancas, si algo quieres tienes que pagar un precio. Elena consigue volver bastante seca y contenta por haber conseguido su objetivo, así que reemprendemos la marcha.

Por cierto no os lo hemos dicho, por si el título del post no os ha dado suficientes pistas, vamos a la destilería Talisker, que está en la bahía de su mismo nombre en dirección a Dunvegan Castle, tiene un parking no muy grande para dejar el coche el cual está bastante lleno y encontramos sitio de milagro. Éric estrena sus botas de agua y comprueba que tiene barra libre para pisar todos los charcos que se encuentra a su paso. La malta ya se aprecia en el ambiente, nos dirigimos a la recepción y descubrimos que las visitas guiadas ya están bastante llenas y cogemos hora para las 15h, lo malo es que no dejan entrar niños menores de 8 años por el tema de los vapores a partir de esa edad puedes chupar hasta las barricas. Elena dice que no le apasiona mucho el tema whisky y decide quedarse fuera con Éric. La entrada a la destilería cuesta 8 libras, de las cuales 5 son un descuento  si compras una botella de mas de 70cc.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Escocia, Naturaleza, Coche

Comentarios