Ha Giang, el norte salvaje de Vietnam

25-01-2017

Camino salvaje
 (4/5)
 
Ha Giang, el norte salvaje de Vietnam
 

Nunca había oído hablar de la provincia de Ha Giang. Pero mientras estaba en Hanoi una chica vietnamita, que conocí en una cena, me recomendó ir allí. Miré en el mapa donde estaba el sitio. Casi en China. Me planteé no ir viendo lo lejos que pillaba. Hasta que miré alguna foto en internet. Vi aquello y pensé tengo que ir a ese lugar.

Busqué en internet y encontré algún artículo sobre la provincia. Todos decían lo mismo. El sitio era el norte salvaje. Lejos de los ajetreados caminos más populares del país. Perfecto, pensé, allá vamos.

A día de hoy pienso que es la zona más bonita de Vietnam. La que más me gustó y más disfruté.

Llegué a la capital de la provincia a las 3:30 de la madrugada. Mala hora en mitad de la noche. Y medio zombi encontré, al lado de la estación de autobús, un hotel. La habitación era mugrienta no, lo siguiente, pero estaba tan cansada que sin pensarlo mucho me metí a la cama.

Cómo moverse por Ha Giang

A la mañana siguiente, bastante tarde, encontré lo que sabía necesitaba. Una moto de alquiler. Estaba asustada, había visto como conducían y no me apetecía nada meterme en esa locura… pero sabía que era imprescindible si quería recorrer la provincia.

Salí de la ciudad con la moto sintiéndome libre, con el control absoluto de las próximas decisiones vitales. Las cuales se tradujeron en parar cientos de veces a contemplar. Iba embelesada, a 20 por hora mirando a todas partes. Era un tipo de paisaje que no había visto nunca y me tenía atrapada.

Estaba encantada con la vida, con Vietnam y con el mundo. Recién salida de Hanoi aún no conocía bien las dos caras del país.

La ruta

La ruta que seguí fue la que me recomendó el chico que me alquiló la moto. Todo un emprendedor que esta montando un hostel en Ha Giang, una capital de provincia aún bastante desconocida para los visitantes. 

Lo que me gustó de la ruta fue que no buscaba llegar a ningún lugar. Estaba haciendo una vuelta por lo que el fin no importaba. Aquello no iba sobre una meta sino que trataba sobre el camino. El camino del salvaje norte, ¿cómo no iba a estar encantada?


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Vietnam, Hà Giang, Naturaleza, Aventura, Mochilero, Solo, Moto

Comentarios

 
{% endblock }