Iglesias de Venecia que hay que visitar

21-12-2016

Con i de Italia
 (4/5)
 
Iglesias de Venecia que hay que visitar
 

Bien es sabido que Venecia está llena de iglesias; de hecho cuando paseas por la bella ciudad te encuentras cada dos por tres con una. Las hay magníficas y apabullantes en sus dimensiones; las hay pequeñas y recoletas, y también las hay semiescondidas en el fondo de un “sestiere” y si no sabes que están allí, quizás te las saltes.

Hoy dedico este post prenavideño a tres iglesias que ya conocía pero que en nuestro último viaje a Venecia, hace dos semanas hemos vuelto a visitar, 17 años después. Han vuelto a sorprendernos casi en soledad, ya que no son especialmente turísticas, aunque no será por falta de interés de los tesoros que guardan.

Guardad el secreto y seguidme a visitarlas.

Madonna dell’Orto:

Nos fuimos hasta el sestiere de Cannaregio, al norte de la ciudad,  para llegar al atardecer a la Madonna dell’ Orto, la Virgen del Huerto, que nos mostró su sencilla fachada de ladrillo y encajes góticos a la luz del sol.

La hermosura de la fachada ya subyuga al llegar y está bien saber que aquí estuvo un templo dedicado a San Cristóbal antes de cambiar la advocación, ya que se encontró en una huerta cercana una imagen de la Virgen que hacía milagros. San Cristóbal todavía es visible en la fachada y después de un rato entramos a ver qué esconde.

A los amantes de la pintura veneciana encantará esta iglesia, ya que en ella se encuentran algunas de las obras del gran Tintoretto. También está aquí enterrado, ya que fue parroquiano de la iglesia y realizó dos obras que se exponen a ambos lados del presbiterio. A la derecha podemos ver un “Juicio Final” que transmite poca serenidad; a la izquierda “La adoración del becerro de oro” recuerda, con la peculiar perspectiva del pintor, el episodio del Antiguo Testamento. También podemos ver la “Presentación de la Virgen niña en el templo”, una de las obras maestras del veneciano, en la que el tema principal está relativamente escondido, como solía hacer habitualmente.

Según se entra a la derecha una bella tabla de Cima da Conegliano nos muestra a San Juan Bautista rodeado de santos y enfrente, al otro lado del pasillo central, el espacio vacío de una hermosa Madonna de Giovanni Bellini nos recuerda que fue robado en 1993.

No hace tanto, en 1999, en nuestro viaje de novios visitamos múltiples iglesias y no recuerdo en cuál fue, pero sí que había un “Vía Crucis” con sus estaciones (14) expuesto en una sacristía de mala manera, sin siquiera enmarcar las pequeñas tablas, que cabían en un bolso, y sin ninguna vigilancia. Nos llamó la atención enormemente, así que no es de extrañar que la obra de Bellini fuera robada con relativa facilidad.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Italia, Venecia, Ciudad, Navidad, Escapadas, Fin de semana

Comentarios

 
{% endblock }