Ipanema, la lujosa playa carioca

18-07-2017

 
Ipanema, la lujosa playa carioca
 

Ipanema. La sola mención de esta palabra nos remite a un paisaje de sol y de arena. También nos llena de música. Es que la extraordinaria playa carioca es célebre por muchos motivos, pero mayormente por su belleza. Hay que reconocer que también ella se fue desarrollando un poco a la sombre de la popular Copacabana. Pero ha ganado bien su lugar actual.

Alejada del centro de Río de Janeiro y de numerosas favelas, Ipanema se transformó en sinónimo de arena blanca, de dolce-far-niente y de bellas garotas bailando al ritmo do samba.

En otros tiempos, ella era una suerte de símbolo de la cultura carioca, el hogar del famoso Vinicius y de la bossa nova.

Hoy en día está emplazada a pasos del distrito cuyo metro cuadrado es el más caro de América Latina. Basta dar un breve paseo por los alrededores para comprender el por qué.

Ubicada entre Copacabana, la lagoa Rodrigo de Freitas y la Pedra do Arpoador, Ipanema equivale a lujo, a boutiques refinadas, y a bellas mujeres – a las que se conoce como garotas – que se broncean sobre la arena brillante o que caminan sobre esas veredas ondulantes, hechas de mosaicos negros y blancos, atrayendo las miradas.

En cuanto a las veredas, cómo distinguirlas de las de Copacabana? Fácil. En Copacabana los diseños sinuosos parecen olas. En Ipanema, las formas son geométricas.

En lo que hace a las hermosas mujeres, no hay que hacer distinción alguna. Ellas están presentes en todas las playas.

En el límite de Ipanema, sobre la Pedra do Arpoador, justo al lado de la fortaleza, tendrán un punto de vista bellísimo sobre las playas de Ipanema. El paisaje es sublime y llega hasta lo alto del morro – o colina - Dois Irmaos. Es precisamente aquí donde todos nos damos cita a la hora del atardecer para disfrutar del surf y después aplaudir el espectáculo que da el sol cuando se esconde.

Es una experiencia inolvidable.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Brasil, Río de Janeiro, Ipanema, Ciudad, Océano Atlántico, Lujo

Comentarios