Isla de Sao Vicente. Mindelo pasado por agua

25-09-2017

 
Isla de Sao Vicente. Mindelo pasado por agua
 

Tocaba cambio de isla, concretamente nos íbamos a la isla de Sao Vicente, antes de venir a Cabo Verde adquirimos los billetes para hacer este desplazamiento y menos mal porque los compramos tarde y quedaban pocas opciones de horarios.

Habíamos quedado con el taxista que nos trajo el primer día del aeropuerto para que nos recogiese a las 9h, pero comprobamos que seriedad poca, así que a las 9:10 Elena se acercó a la calle principal y en seguida apareció con uno que en breve nos dejó en el aeródromo, está muy cerca a unos 15min de la ciudad.

Sin ningún tipo de problema facturamos y pasada la espera con alguna disputa por la maleta de Eric, ya que varios niños querían jugar con ella y hubo algún lloro por lo que la tuvimos que esconder para evitar más rabietas. Vuelo tranquilo hasta Sao Vicente, allí nos esperaba un taxista que envió nuestro hotel B&B Moreno’s, fue una sorpresa porque no lo sabíamos y nos gustó mucho el detalle, el alojamiento está en una zona tranquila, pero debemos coger un taxi para desplazarnos por la noche aconsejados por ellos.

Como nos iba a ir ocurriendo a lo largo de todo el viaje, estábamos prácticamente solos en el edificio, no hay mucho turismo. Nos acercamos a la playa Laginha y nuestra cara cambió radicalmente ya que es de arena blanca bañada por aguas de color turquesa, pero tocaba comer, así que con la recomendación del Moreno’s  nos acercamos al restaurante Caravela donde podríamos reponer fuerzas y después disfrutar de la magnífica playa.

Con el estómago lleno nos acercamos al puerto para comprar los billetes para ir a Santo Antao dentro de unos días, después de no aclararnos muy bien con la chica que los vendía conseguimos comprarlos, unos 8€ el trayecto por persona, Éric no pagaba.

Con los deberes hechos, ya podíamos desfrutar de la playa, así que tranquilamente volvimos al alojamiento para coger los trastos y ponernos los bañadores y así por fin disfrutar de la magnifica playa. Como ya nos pasó en la isla de Santiago, la gente suele ir más por la tarde noche para disfrutar del agua y no tostarse al sol, así que estaba bastante concurrida, disfrutamos mucho sobre todo Éric, teníamos que ir con cuidado ya que en la arena había cristales, tuvimos que coger más de uno.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Cabo Verde, Océano Atlántico, Isla de Sao Vicente, Mindelo, Ciudad, Naturaleza, Coche, Con niños

Comentarios