ISLAS COOK – AITUTAKI: VIAJE EN EL TIEMPO AL PARAÍSO

13-03-2017

 
ISLAS COOK – AITUTAKI: VIAJE EN EL TIEMPO AL PARAÍSO
 

Las islas Cook forman un archipiélago en medio del triángulo Polinesio del Pacífico Sur, entre Nueva Zelanda y Hawai. Consta de 9 islas volcánicas montañosas al sur y numerosos atolones al norte. Su capital es Avarua y se localiza en la isla principal, Rarotonga, que es dónde también está el aeropuerto internacional. Son un Estado Libre asociado a Nueva Zelanda, así que se suele usar el dólar neozelandés (NZ$) como moneda, aunque también tienen moneda propia. Su clima es tropical y la época de tifones va desde noviembre a marzo.

Es una suerte que las islas Cook sigan siendo unas grandes desconocidas, gracias a eso tienen muy poca infraestructura hotelera y se puede disfrutar casi en exclusiva de sus playas de ensueño, atolones, aguas cristalinas y naturaleza en estado puro. Sólo te puedes alojar en 3 de ellas, Rarotonga es un poco más turística pero Aitutaki se conserva muy virgen, como la Polinesia Francesa hace 30 años. Además, posee una de las lagunas más hermosas y espectaculares del mundo, por eso decidimos dedicar todos nuestros días a disfrutar de esta isla. ¡Cuesta un poco llegar hasta ella pero os aseguro que no os arrepentiréis!

Aitutaki

Aitutaki es un atolón que tiene una isla principal, Araura, y 13 motus o islotes rodeados por un arrecife de coral que forma una preciosa laguna y la separa del océano. ¡La primera vez que la vimos, no nos lo podíamos creer! Por cierto, motu significa “trozo cortado”, porque se cree que son trozos de Aitutaki y que antes formaban un todo.

La laguna parece una piscina debido a la barrera natural que la protege del oleaje del mar y tiene el agua tan cristalina que se puede llegar a ver a más de 30 metros de profundidad. En algunas zonas el agua no cubre más de 40 cm, por lo que se puede ir andando de un motu a otro. En otras es necesario ir en kayak o en barco para poder verlos.

La villa principal es Arutanga y en medio de la isla destaca el monte Maungapu de 124 metros de altura, desde el cual se ven unas bonitas vistas.

La gente de Aitutaki sabe que vive en un paraíso y lo quieren seguir conservando así, no quieren explotarlo y que se llene de turistas. Recuerdo que yo les dije que recomendaría estas islas a todo el mundo y me respondieron: “Pero que no venga mucha gente”. Esa es la mentalidad que hace que un sitio no pierda su encanto y siga siendo auténtico. Por eso Aitutaki se ha convertido en nuestra isla preferida, por el momento.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Oceanía, Océano Pacífico, Islas Cook, isla Aitutaki, Arutanga, Naturaleza, Avión, Hotel, Luna de Miel

Comentarios