La cultura chaco bajo una tormenta sahariana en Nuevo México

01-07-2016

 
La cultura chaco bajo una tormenta sahariana en Nuevo México

Y venga ir hacía el este, a este paso íbamos a llegar hasta Florida. Estados Unidos es tan ancho que por muchas horas que conduzcas apenas has cruzado dos o tres estados, sobre todos en los estados gigantes que hacen frontera con México. Nuevo México sería el estado más al este al que llegaríamos en este roadtrip.

Habían varios lugares que queríamos ver especialmente. Chaco, Albuquerque, Santa Fe y Taos y otros que tuvimos que descartar por falta de tiempo, había que ir ya mirando hacia el oeste para que no nos pillara el toro. Dos meses dan para mucho pero no para tanto, todo es relativo, aún no corriendo demasiado ya notábamos que quizás estábamos siendo un poco avariciosos con la ruta y los kilómetros empezaban a pesar.

Desde el Four Cornes condujimos hacia la frontera entre Arizona y Nuevo México. Un cartel de bienvenida destartalado y lleno de garabatos con los afamados chili rojo y verde del estado nos daba la bienvenida, decía mucho ya de lo que nos esperaba, un estado algo más dejado de lo que habíamos visto hasta ahora. No por ello menos excitante, teníamos mucha ilusión de ver un estado poco visitado, un estado que suele quedarse fuera de la mayoría  de circuitos. Lejos de la ruta turística del oeste y todavía muy lejos del este, anclado junto a México con el que comparte muchas similitudes que iríamos descubriendo poquito a poco.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Estados Unidos, Nuevo México, Ciudad, Desierto, Coche, Mochilero

Comentarios