La magia del Lago Inle en Myanmar

03-11-2016

 
La magia del Lago Inle en Myanmar

Si hay un lago mágico y que corta el aliento en Asia, ese no puede ser otro que el Lago Inle. Aunque evidentemente el turismo ya ha llegado y plantado la bandera de territorio mochilero, la experiencia en sus aguas merece la pena y este crecimiento de visitantes también tiene sus puntos positivos. 

Nyaung Shwe es el punto de partida perfecto para conocer el Lago Inle. A pocos quilómetros del mismo y conectado por un canal que llega hasta el puerto del pueblo, este pequeño pueblo es con diferencia el lugar dónde llegan más personas con el objetivo de conocer el lago. Aquí hay decenas de hoteles y restaurantes en los que puedes comer cualquier tipo de comida, desde platos birmanos exquisitos hasta pizzas con receta de una nonna de Bolonia. Pero Nyaung Shwe no es el único lugar dónde dormir, y hay algunos lugares a orillas del lago que si estás dispuesto a pagar, seguro te brindarán una estancia excepcional gracias a sus instalaciones y ubicación exclusivas.

Nosotros llegamos a Nyaung Shwe después de un viaje en avión a Heho y algo más de una hora de coche hasta el pueblo. Muchos viajeros optan por ir directamente en autobús (nosotros veníamos de Yangon y siendo el primer trayecto optamos por la velocidad del avión) y otros deciden viajar hasta la cercana Kalaw, desde dónde parten numerosos trekkings que en dos jornadas te llevan hasta el Lago Inle. Esta opción la descartamos por ser época de lluvias y porqué a gran parte del grupo no le hacía tampoco especial ilusión dormir en las aldeas que ofrecían, normalmente con muy pocas comodidades.

Un día en barco por el Lago Inle

Toda estancia en el Lago Inle debe contener al menos un día para navegar por sus aguas y acercarse a algunas de sus poblaciones más pintorescas. Por supuesto, deberás contratar algún tour ya que no creo que nadie lleve consigo una barca. Nosotros lo hicimos directamente desde el hotel, ya que el precio que ofrecían era bueno y a eso lo sumabas la comodidad de poder reclamar allí si pasaba cualquier cosa. Es importante que cuando contratéis la salida aviséis de que no queréis ver tiendas (si queréis verlas, pues nada), nosotros no lo hicimos y nos acabamos arrepintiendo. Pese a eso, merece mucho la pena dedicar un día a conocer el lago y acabas viendo infinidad de sitios. 

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Myanmar, Estado Shan, Montaña, Naturaleza, Avión, Coche, Hotel, Mochilero

Comentarios