LA SAGRADA FAMILIA Y SU ESPECTACULAR INTERIOR

25-11-2016

 
LA SAGRADA FAMILIA Y SU ESPECTACULAR INTERIOR
 

La Sagrada Familia de Barcelona no necesita presentación. Este sublime edificio aún sin terminar de Gaudí, es uno de los más emblemáticos de España y, puede que sin exagerar, del mundo. Seguro que tú también la conoces, aunque sea por fotografías.

En una de las escapadas de fin de semana que suelo hacer de vez en cuando fui a Barcelona. No era mi primera vez, pero me quedaba por visitar por dentro su monumento más emblemático: la Sagrada Familia. Puede que hasta esta vez no me hubiera planteado entrar porque está "en construcción". Sí, no sé si alguno de nosotros verá esta basílica sin andamios y terminada.

Con las entradas cogidas y unas ganas enormes, puse rumbo a la Sagrada Familia. Antes de entrar, la vuelta de rigor para observar lo que ya otras veces me había gustado: el exterior del templo de Gaudí. Da igual que pases todos los días por ahí, seguro que siempre se encuentra un nuevo detalle que te sorprende.

No quedaba más que pasar un control, enseñar la entrada, subir unas escaleras y cruzar la puerta para entrar dentro de este magnífico templo. Pero antes no pude resistirme a curiosear los ornamentos vegetales que rodeaban las columnas y los arcos de la fachada de entrada. 

Pero si piensas que lo impresionante de la Sagrada Familia es el exterior, estás equivocado. Una vez dentro, el espectáculo de luces y colores comienza. Amplias vidrieras con vívidos colores dejan pasar la luz al interior de la basílica. Las columnas blancas se tiñen del color de las cristales.

Gaudí no eligió los colores al azar. Seleccionó colores que contrastan los unos con los otros, colores llamativos. Había visto fotos del interior, de los colores de las vidrieras, pero siempre había pensando que las fotos estaban demasiado retocadas. Pero no, es todo real. 

Por mucha gente que haya visitando la Sagrada Familia, sentirás una tranquilidad infinita y querrás quedarte en uno de sus bancos de piedra sentado un rato largo. O en los bancos centrales observando las vidrieras más altas.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Cataluña, Barcelona, Ciudad, Fin de semana

Comentarios