LA SELVA DEL ELEFANTE: VIDA SALVAJE EN KHAO YAI

28-11-2016

 
LA SELVA DEL ELEFANTE: VIDA SALVAJE EN KHAO YAI
 

Sabíamos que Tailandia es la casa de miles de especies animales, que viven en sus selvas, bosques y praderas. Así que decidimos pasar tres días en el Parque Natural de Khao Yai, Patrimonio de la Humanidad, y resultaron los tres mejores días que pasamos en el país tailandés.

A tan sólo 3 horas de Bangkok, si te gusta la naturaleza, te recomendamos 100% pasar unos días en este parque, donde a escasos metros de la entrada principal ya advierten que los elefantes pueden estar cruzando la carretera.

Khao Yai es una reserva natural destinada a la conservación de la fauna y la flora, siendo el segundo mayor parque de Tailandia con más de 2000 km2 de superficie. La belleza de este sitio es increíble, y si se tiene la oportunidad, sólo por eso ya merece la pena. Nosotros lamentamos haberle dedicado sólo tres días; si te gusta la naturaleza y sobre todo los animales, se merece una semana de exploración.

LA VIDA DE KHAO YAI

Khao Yai nos ha dado una de nuestras mejores experiencias. Nos ha dejado claro, que no hay mejor manera de ver un animal salvaje, que hacerlo cuando está en total libertad.

Aquí, convive en libertad plena el elefante, el gato de leopardo, el oso negro y el de sol, el gibón, dos clases de hornbill, el pangolín, el gaur, la pantera nebulosa, el puercoespín, la nutria, los macacos, el slow loris, muchas serpientes y un reducido número de tigres, por mencionar algunas de las miles de especies. Conclusión: tendríamos que encontrarnos con algún animal tarde o temprano.

Para entrar al parque si no tienes vehículo propio tienes que hacer autostop; está muy normalizado y casi todo el mundo se ofrece a llevarte. Así fue que nos recogió una familia tailandesa a la entrada. Nos montamos en la parte de atrás de su pick up (ranchera) y  al poco  la vida del parque ya hizo su primera aparición: un macaco de cola corta bastante grande intentó robarnos una de nuestras bolsas, aunque tras un forcejeo y olisqueando un poco mejor se dio cuenta de que no llevábamos comida y prefirió robar al dueño de la furgoneta otra de sus bolsas.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Tailandia, Nakhon Nayok, Parque Nacional de Khao Yai, Naturaleza, Selva, Aventura, Coche, Autostop

Comentarios