La viajera ‘especial’

15-03-2017

 
La viajera ‘especial’
 

Si, soy una viajera rarita.

Señores hosteleros españoles, si algún día me veis cruzar la puerta de vuestro local, yo de vosotros pondría el cartel de reservado en todas las mesas, advertidos estáis.  Si corréis el riesgo y me dejáis sentarme, os pediré carta de alérgenos (hay Dios mío, ¿eso existe?), os rogaré que me tratéis como una marquesa y lo cocinéis todo para mi solita y tendré el morro de sacar mi propio pan, y si me apuráis hasta mis propios cubiertos.

Ya, estaréis pensando menuda viajera más arrogante. Pues bien, eso es lo que piensan en la mayoría de sitios a los que acudo. Piensan que soy rarita, especial, señorona… Pero nada más lejos de la realidad. Soy multialérgica, no puedo comer nada que contenga ni huevo, cereales, leche de vaca, soja, kiwi, berenjena, tomate, pimiento, melocotón, almendras… Ya os aseguro que soy yo quien peor lo pasa.

Adoro visitar pueblitos nuevos y probar su gastronomía local, para mi es uno de los mayores placeres que te puede dar el viajar. Ir a Cuenca y comerte unas buenas migas, ir a Segovia e hincharte a cochinillo, y algo tan simple como visitar Cataluña y degustar un pa amb tumaca que quita el hipo. Yo todo eso no puedo hacerlo, de esos platos, lo único que degusto es el flash de mi Nikon al fotografiarlos para el blog. Así que, queridos hosteleros, ¿de verdad pensáis que es un simple capricho o una moda pasajera?

Cada uno, día a día tiene que luchar sus propias batallas, a mi me ha tocado esta. Desde mi humilde blog quiero empezar una campaña de concienciación en mundo del turismo en cuanto a las alergias alimenticias. Hay viajeros de todo tipo: celíacos, veganos, diabéticos, vegetarianos, intolerantes… y como en mi caso multialérgicos. Si cada bar, hotel, restaurante, camping… pusiera su granito de arena, muchísima gente que está en la misma situación que yo, se animaría a viajar, a descubrir nuevos lugares, a expandir sus horizontes.

¿Qué puedes hacer por nosotros?

¡Carta de alérgenos!: Parece algo que se da ya por hecho, pero en el 80% de los bares a los que he ido, ¡no tienen! Para mi, el que un establecimiento la tenga, ya me da un poquito más de seguridad ¡y dejo mi cámara a un lado para disfrutar de la comida!


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Consejos para viajar

Comentarios