Las minas de Potosí

19-11-2015

Camino salvaje
 (4/5)
 
Las minas de Potosí
 

La ciudad boliviana de Potosí ha sido, desde la conquista española, una ciudad minera. Hoy en día es posible visitar las minas de Potosí y descubrir un poco más sobre esta forma de vida.

La plata hizo que la ciudad creciese en torno a la montaña Sumaj Orcko, o Cerro Rico. 

La riqueza que produjeron en época de la conquista las minas hizo que en la ciudad abundasen las iglesias y casas coloniales, que aún hoy se mantienen y son el vestigio de una época de esplendor. Pero la visita que más llamaba mi atención era la de las propias minas.

Iba con unos amigos y contactamos con un minero, primo de la mujer que nos alquilaba el cuarto donde dormíamos, y con él nos adentramos hacia el centro de la tierra.

Pero primero fuimos a hacer la compra. Para ir a la mina necesitábamos: hojas de coca, cigarrillos y alcohol. Ah, y un poquito de explosivos, para la demostración.

Los mineros beben un alcohol de 97º que notas como te quema por dentro. Lo probamos y fue, realmente, una prueba de fuego. Bastante necesario para aguantar la vida bajo tierra imagino o, quizás, para olvidarla.

La media de vida de un minero no suele ser muy alta, la mayoría mueren jóvenes a consecuencia de los gases de la mina y la mala vida provocada por las pésimas condiciones.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Bolivia, Potosí, Ciudad, Naturaleza

Comentarios