Legoland Alemania, una visita para niños y no tan niños

02-11-2016

 
Legoland Alemania, una visita para niños y no tan niños
 

Es cierto, viajando no tenemos una debilidad, tenemos muchísimas. Todas unidas componen nuestra pasión por descubrir lugares y explican por qué nos encanta esto de movernos. Como ya habréis comprobado por nuestras escapadas por Florida visitando Disneyworld y Universal Studios, una de ellas son los parques de atracciones o temáticos. Hay a quien todo le parece igual, claro que si todo es así, no nos importaría vivir en ese mundo de fantasía constante. Pero el caso es que no todo es igual, porque parques hay muchos, de temáticas y atracciones muy distintas y dirigidos a todo tipo de públicos. Hoy os vamos a hablar de una parada inesperada en nuestro camino por Alemania. Fue allí dónde nos topamos con Legoland, un lugar estupendo en el que no te puedes olvidar a los niños si los tienes, pero al que también le puedes sacar mucho jugo siendo adulto.

Legoland Alemania está situado en la ciudad sureña de Günzburg, a 125 kilómetros de Munich, 55 de Augsburgo y sólo 35 de la histórica ciudad de Ulm. Desde España, como desde otros muchos lugares del continente se comercializan paquetes con entradas y alojamiento, ya que hay muchos hoteles en los que os podéis quedar con los niños. El parque se puede ver en un día, pero si quereis exprimirlo completamente y tomarlo con calma, dos no son mala idea.

De hecho nuestro primer consejo es que no infravaloreis su tamaño. Tiene más de 40 hectáreas y mucho con lo que disfrutar. En nuestro caso sólo estuvimos un día. Esa mañana salíamos de Munich hacia Baden-Baden y como era nuestra última jornada buscábamos algo que visitar para pasar el día y que estuviese en el camino de vuelta. Ulm fue nuestro primer objetivo, pero cuando vimos el desvío en la carretera A8 hacia Legoland no lo dudamos.

Aparcar es fácil, aunque puede quedar distante si hay mucho público. Con la compra de entradas puede pasar lo mismo. Supongo que nosotros tuvimos mucha suerte. Estábamos a principios de septiembre y no nos costó nada llegar y entrar. Había gente, pero lo cierto es que no estaba muy masificado y el día era espectacular. Si estáis de camino podéis probar suerte como hicimos nosotros. Si vais específicamente al parque, mejor prepararlo un poco.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Alemania, Baviera, Suabia, Gunzburgo, Ciudad, Con niños, Coche, Verano

Comentarios

 
{% endblock }