LEJOS DEL ESTRÉS, CERCA DE MANILA. LIW-LIWA, UNA PLAYA INFINITA

06-02-2017

 
LEJOS DEL ESTRÉS, CERCA DE MANILA. LIW-LIWA, UNA PLAYA INFINITA
 

Calles de arena, surf, música de fondo, una playa infinita y tranquilidad. Así es Liw-Liwa, San Felipe en Zambales, a 4-5 horas en bus de la capital filipina. Un lugar que nos resultó perfecto para descansar y conectar con las buenas vibraciones que sus habitantes desprenden. Fue muy fácil quedar atrapados en el ambiente y en esa playa que nos recordó un poco nuestra querida Asturias, con sus montañas de fondo.

Liw-Liwa es una playa abierta y enorme, con una longitud considerable, es un destino muy querido para los surferos locales. Si te apetece surfear, alquilar una tabla o tomar unas clases, tan sólo pregunta en el pueblo y te indicarán los profesionales dispuestos a ayudarte. El paisaje que ofrece es totalmente distinto a otras zonas de Filipinas: detrás de la playa, el bosque tropical se mezcla con pinos y  está resguardado por montañas que juegan con tonos verdes y marrones.

Su playa no es de arena blanca, y sus aguas no tan claras ni turquesas como pueden ser las de Boracay, pero Liw-liwa ofrece la posibilidad de disfrutar de un ambiente distinto, relajado, que hace del pueblo uno muy especial.

El ambiente que se respira en Liw-Liwa es de especial calma en todos sus habitantes y en los visitantes que van el fin de semana.

Grupos de amigos que surfean y otros que se sientan en corro a cenar y beber alguna cerveza mientras los contemplan cogiendo olas con el atardecer de fondo mientras algunos tocan la guitarra.

Aunque el fin de semana es cuando más gente se desplaza a San Felipe, caminando escasos 200 metros, tendrás toda la playa que quieras para ti solo. Y si tienes oportunidad de quedarte durante la semana, sólo coincidirás con unos cuantos locales. De hecho, probablemente estés sólo la mayor parte del día. Si buscas tranquilidad esta es la mejor opción.

El pueblo está formado por unas cuantas parcelas a lo largo de la playa y una calle principal donde hay apenas dos o tres casas de comidas y hostales. La mayoría de las casas siguen una construcción tradicional filipina de los pueblos costeros a base de bambú y hojas de palma entretejidas.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Filipinas, Isla de Luzón, Zambales, San Felipe, Naturaleza, Montaña, Autobús, Mochilero

Comentarios