Los ciervos de Nara, particulares mensajeros de los dioses

14-12-2017

 
Los ciervos de Nara, particulares mensajeros de los dioses
 

Los ciervos de Nara fueron una de las experiencias únicas del viaje a Japón. Ya sabíamos antes de ir que en el recinto del Parque de Nara íbamos a ver ciervos.

Pero nunca pensamos que sería así, que estarían moviéndose con tanta libertad y, sobre todo, que su interacción con los humanos fuera tan singular. El día que pasamos en Nara fue de lo más divertido y estos preciosos animales tuvieron la "culpa" en gran parte. 

Los ciervos están presentes en toda la propaganda turística que puedes ver en Nara al llegar en tren, en la misma estación. Eso sí, son ciervos muy "kawai", muy monos y tiernos que te saludan con sus pezuñas y te dan la bienvenida a la ciudad.

Nara fue la primera capital de Japón y es una ciudad cargada de arte, con ocho bienes declarados Patrimonio de la Humanidad.

En el llamado Nara-koen o Parque de Nara se encuentran estos bienes culturales que hay que conocer, y en donde se puede pasar un día largo entre paisajes verdes, pagodas, turistas y ¡cómo no! los ciervos de la ciudad.

Los ciervos habitan en Nara-koen desde hace miles de años; eran vistos como mensajeros de los dioses y hoy en día se les considera Tesoro Nacional. Con la habitual educación de los japoneses, los coches frenan cuando pasa un ciervo por la carretera que cruza el Parque y tienen preferencia en todo momento.

Unos 1200 ejemplares viven allí, a sus anchas y lo recorren de arriba a abajo. Eso sí, los humanos a veces olvidamos que, aunque estén acostumbrados a vernos, no dejan de ser animales salvajes.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Japón, isla de Honshu, región de Kansai, Nara, Ciudad, Naturaleza, Tren

Comentarios