Lugares que no te puedes perder si visitas el Lago Constanza

05-04-2017

 
Lugares que no te puedes perder si visitas el Lago Constanza
 

Al sur de Alemania, entre la atrayente Selva Negra y la rica región de Baviera se encuentra el lago Bodensee o lago Constanza, en referencia a la localidad más grande de todas las que están a su orilla. Con forma alargada, cuenta con una longitud de unos 80 kilómetros y una anchura escasa que permite divisar la otra orilla durante casi todo el recorrido, salvable por alguno de los ferrys que lo cruza a diario en apenas 20 minutos. Un pequeño espacio fronterizo con Suiza y Austria que encierra parajes de sorprendente belleza. Pese a lo manejable de su tamaño no es poca cosa, ya que es el lago más grande de Alemania. Decidimos dedicarle un par de días de nuestra ruta y aquí os dejamos un esbozo de porqué pensamos que no nos equivocamos. Si quieres saber qué pueblos visitar en el lago Constanza y cuáles son sus mejores rincones, esto te interesa.

 

Gran parte de los lugares más interesantes para visitar de este lago están en la costa alemana, pero también hay varios kilómetros que pertenecen a Suiza e incluso una pequeña franja, en la que destaca la ciudad de Bregenz, está en Austria. De hecho una parte de la ciudad de Constanza está en Suiza y otra en Alemania, aunque de nuevo aquí lo más interesante está en la zona alemana. Para llegar desde España el aeropuerto más cercano es el de Zurich, que está a menos de una hora. En Alemania Stuttgart, Munich y los pequeños aeropuertos de Memmingen y Baden-Baden, que también tienen conexiones con ciudades españolas, son los más próximos. Estos son, en nuestra opinión, los cinco lugares que debes visitar en el lago Constanza. Hay muchas más cosas opcionales, pero estos son imperdibles, en nuestra opinión.

1-      CONSTANZA

 

Al ser ciudad fronteriza con Suiza, Constanza no fue bombardeada durante la segunda guerra mundial, por lo que nuestra primera recomendación es que te sumerjas en su casco histórico, perfectamente conservado. Hay varias puertas de entrada, las llamadas schnetztor que nos hablan de una ciudad amurallada.

En el interior lo más recomendable es perderse por sus calles peatonales y sus plazas. No es difícil de recorrer y disfrutaremos con su arquitectura ya que hay muchos edificios medievales con más de cinco siglos de historia que nos ofrecen una imagen realmente pintoresca. Nosotros comenzamos a recorrer la Hussenstrasse, repleta de tiendas.

Al final del recorrido, al norte, llegaremos a la Catedral de Nuestra Señora, de la que ya os hablamos en otro post sobre catedrales.  Se ubica en una plaza que supone un auténtico remanso de paz.

Constanza se acerca a los 100.000 habitantes y es una ciudad con un clima muy peculiar que, junto a su privilegiada ubicación, le sirve para ser lugar de vacaciones habitual en Alemania.

 


Comentarios

 
{% endblock }