Magia en la Grand Central Terminal

13-01-2015

 
Magia en la Grand Central Terminal
 

Entrar a la Terminal de trenes de Nueva York es entrar a un mundo conocido. Es que películas míticas la tuvieron como escenario y nos llevaron allí miles de veces, entre ellas: “Con la muerte en los talones”, “Tiempos modernos”, “Los intocables de Eliot Ness”, “Atrapado por su pasado” y “Superman” (1978). Su nombre verdadero es Grand Central Terminal, aunque la mayoría sigue llamándola Grand Central Station, porque fue construida sobre la antigua  estación del mismo nombre. Se inauguró en febrero de 1913 y es una de las joyas arquitectónicas de la ciudad de Nueva York. Se sitúa en la calle 42 y la avenida Park en Midtown Manhattan.

La zona más atractiva de esta estación, que es transitada por más de 700.000 personas por día, entre viajeros y turistas, es su salón principal de 3.100 metros cuadrados con techos de 38 metros de altura y una decoración que viaja en el tiempo. A su lado se encuentra el Vanderbilt Hall, una sala de espera en la que se realizan diversas muestras o eventos.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Estados Unidos, Nueva York, Manhattan, Ciudad, Tren

Comentarios