Mi experiencia por Lisboa y sus alrededores

14-09-2016

 
Mi experiencia por Lisboa y sus alrededores
 

Como no, no podía faltar este verano un viajecito con la "mia mamma" ¿dónde? ni más ni menos que a Lisboa pasando también por Óbidos, Sintra y Cascais. ¿Qué decir de Lisboa? pues, es una ciudad que sufrió un terremoto en 1755, debastó toda la ciudad y se levantó de los escombros, también sufrió un grave incendio en 1988 el barrio romántico de Chiado. Es una ciudad que caracterizada por ese olor típico de Portugal (no se si os pasa pero hay lugares que huelen diferente, Portugal me huele a sardinas, mar y viejo, así de primeras puedes pensar en un mal olor, pero como me evoca buenos recuerdos de cuando era pequeña le tengo mucho cariño al olor portugues). La ciudad se caracteriza  también por una gran cantidad de palomas (si, una se me cagó encima), están por todos lados e incluso me atrevo a decir a que hay más que en Cádiz.

Este año hemos probado otro tipo de alojamiento, el de apartamento, con la suerte que ha resultado ser un aparthotel por lo que tiene todas las comodidades de un hotel (recepción 24h, champúes, limpieza...) y las de un apartamento (realmente la única diferencia que he notado es que había cocina por lo que hemos podido ahorrarnos algunas cenas y todos los desayunos). El apartamento estaba en una localización excelente, en Chiado, sin duda los recomiendo "Arty flats".

El primer día llegamos a medio día, hicieron falta cuatro o cinco vueltas a la rotonda donde se encuentra la estatua del Marqués de Pombal para conseguir llegar al Parking, ahí va el primer consejo: contratar servicio de parking antes de llegar ya que en el centro hay pocos parkings y los que hay son muy caros.

En la primera vuelta de reconocimiento bajamos por la Rua da Misericordia donde hay unas tiendas de alto standing, con ropas, muebles y cuadros muy originales (y caros). Llegamos a la Plaça do Comércio donde se puede ver al Cristo Rei al otro lado del río Tajo. Una de las cosas que debes hacer si o si en Lisboa es callejear, cada calle y edificio es diferente, debido en parte a los azulejos en las fachadas, parece que ninguna se repite. La estación de trenes Rossio es de los edificios que más me han gustado, muy bien cuidada por fuera y muy moderna y nueva por dentro. Esta sigue el estilo Manuelino, que se caracteriza por la presencia de elementos de la naturaleza, de cartografía y de navegación en las fachadas. Puedes encontrar muchos edificios por Portugal que siguen esta corriente.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Portugal, Lisboa, Ciudad, Apartamento, Coche, Verano, En familia

Comentarios