Milán

04-04-2015

Fer y Vero
 (4/5)
 
Milán
 

Las grandes firmas se han asentado en Milán, erigiéndola como una de las capitales de la moda a nivel mundial. La segunda localidad más habitada de Italia no sólo se muestra presumida entre sus famosas galerías o reconocidos escaparates, sino que extrapola su versión más elegante como parte de su idiosincrasia. El Duomo conquista a los miles de turistas que cada día se adentran en el corazón de la ciudad para contemplar una de las catedrales católicas más grandes del mundo y cuya construcción duró más de 5 siglos. La Galería Vittorio Emanuele, más allá de encargarse de conectar la plaza del Duomo con la coqueta Piazza della Scala -donde se alberga uno de los coliseos de la ópera-; recoge la versión más chic de Milán, junto a su tradicional Toro de Torino.  El incesante ritmo del centro de la capital lombarda va menguando en busca de la tranquilidad que proporciona el Parque Sempioni, el pulmón de esta metrópoli. La fortaleza del Castello Sforcezco, una joya histórica esencia del Milán renacentista, se extiende junto a este jardín inglés.

El arte está presente en cualquier rincón de Milán. Indistintamente, expuesto en su máxima expresión. Su arquitectura, el diseño de sus monumentos y últimos artículos de lujo; en su renovada cara para la EXPO 2015, hasta en los mausoleos del museo al aire libre que supone el Cementerio Monumental o los históricos canales de Navigli que han cedido su espacio a una zona de recreo donde disfrutar de la deliciosa gastronomía italiana, pero donde aún se siente la huella de Leonardo Da Vinci. Su herencia destaca en una de sus grandes obras, el Cenacolo o Última Cena, que se halla en la Iglesia Santa María delle Grazie.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Italia, Milán, Ciudad, Escapadas, Fin de semana

Comentarios