Momentos cotidianos que viví de mi vida en Bali

27-07-2017

 
Momentos cotidianos que viví de mi vida en Bali
 

Lovina, mi primera impresión de Bali:

Llegué a Bali de una forma algo distinta a como lo hace la gran mayoría de viajeros. De normal, la gente llega en avión a Denpasar pero, en mi caso, no fue así. Llegué a cuestas de una honda algo viejita, después de hacer 800km en ella, cruzando la isla de Java en moto hasta llegar a Bali.

Era medianos de Marzo, una época en la que es fácil que caiga algún chubasco y ver el cielo encapotado por algunas horas, al llegar, noté una gran humedad.

Al salir del puerto, al norte de Bali, hay dos carreteras: una que se dirige al norte de la isla y la otra que se dirige al sur. Decidí primero ver la zona norte de Bali, ya que leí en blogs que era más auténtica y menos turística y así lo hice.

Me noté cansada y decidí parar en Lovina, un pueblito tranquilo, lleno de warungs (puestos de comida local riquísima), estatuas balinesas con sarongs de cuadritos blancos y negros, ofrendas por todos lados (incluso algunas en el suelo pisoteadas), perros, motos por todos lados y casas de cambio con un cambio espantoso. Ahí, empecé a darme cuenta de que ya no estaba en Java, los cambios de moneda ya no eran los mismos.

Hacía semanas que no estaba en un Guest House tan lindo, eran bungalows con piscina al lado de la playa. La recepcionista, una niña de 5 años, me dijo que sus papás habían salido y que esperase a su llegada. De mientras, tenía tantas ganas de playa que, aunque el cielo estaba feo, decidí conocerla.

No era una playa de estas de revista, la arena era negra y había barcos de pesca anclados en la arena por la marea baja, igual me quedé mirándolos.  Empezó a llover y me resguardé de la lluvia en un cobertizo.

-Piscina- me vino a la mente. ¡Tenía piscina en el Guest House! Todo un súper lujo después de semanas durmiendo en hostales de carretera en Java. Hacía mucho que no nadaba en una piscina, así que entre cuatro gotas que caían, me metí en ella sin pensarlo. Estaba sola, flotando tranquila en el agua y la lluvia. –Genial- pensé.

Seminyak, la locura festiva de la isla:


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Indonesia, islas de la Sonda, Bali, Lovina, Seminyak, Canggu, Naturaleza, Moto, Mochilero, Solo

Comentarios