Mucho por fuera, poco por dentro en Baku

30-08-2016

 
Mucho por fuera, poco por dentro en Baku
 

Después de estar varios días parado en Tbilisi (Georgia), con un terrible dolor de garganta, finalmente emprendí camino hacia Azerbaiyán. Más precisamente a su capital, la moderna ciudad de Baku. Me había cansado de estar encerrado en el hostel. Decidí adelantar camino para cambiar de aires, y esperar a mi compañero de rutas de ese momento, ya en Azerbaiyán.

Agustín se había quedado recorriendo Armenia, y todavía tenía que cruzar a Georgia, para después ir hacia Azerbaiyán. Todo ese lío porque la frontera entre Armenia y Azerbaiyán estaba cerrada por el eterno conflicto sobre el territorio de Nagorno Karabaj. Yo necesitaba moverme, necesitaba seguir. Así que decidí esperarlo en Baku.

Desde Tbilisi me tomé un mini bus a la frontera. Uno de los chicos azeríes que estaba viviendo el hostel (eran varios que estudiaban en Tbilisi) me acompañó a cambiar dinero para tener algo en moneda de Azerbaiyán y después me acompañó hasta el mini bus.

Ni un turista había. Ellos me habían dicho que era la forma más barata de llegar a Baku y yo les hice caso. Después de todo, ellos hacían el mismo recorrido una vez por mes. No tenía ganas de hacer autostop solo y con semejante dolor de garganta. Hacía días que no comía bien y no quería esperar en la ruta solo. Todavía estaba débil.

En la frontera misma me iba a encontrar con otro de los chicos azeríes que estaban parando en el hostel. Él había ido en taxi con sus amigos hasta la frontera y el plan era tomar el bus juntos hasta Baku.

Tbilisi, la capital de un país que explota!

Nunca lo encontré, no tenía cómo comunicarme con él, y no tenía sentido esperar. Crucé la frontera, busqué un bus que fuera a Baku y me subí.

Una hora hasta la frontera, seis horas hasta Baku.

Pero el cruce de frontera no fue fácil. Preguntas sobre Armenia y varios datos personales. Si bien no había estado en la zona “prohibida” de Nagorno Karabaj, el sólo hecho de tener el sello de Armenia ya no les gustaba. Fue bueno que haya ido a Armenia sólo por 2 días. Pero el principal problema es que había sólo una persona que hablaba algo de inglés, y no había forma de entendernos. Finalmente, después de hacerse los duros, me dejaron pasar.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Europa, Cáucaso, Azerbaiyán, Baku, Ciudad, Caspio, Mar, Autobús, Solo

Comentarios

 
{% endblock }