OESTE AMERICANO EN 7 DÍAS

13-12-2016

 
OESTE AMERICANO EN 7 DÍAS
 

Acabo de regresar de un gran viaje. No sólo por los sitios visitados sino por cómo me he sentido durante el mismo. Segura, feliz y en buena compañía. Además he enfrentado uno de mis mayores miedos: conducir en carretera no conocida y fuera de España. ¡Olé!

Este viaje pudimos hacerlo posible gracias al fantástico precio que nos ofrecía Norwegian Airlines, una compañía de bajo coste con destinos de larga distancia a precios más que asequibles. Lo dicho, gracias a una buena oferta de la compañía hemos podido visitar Estados Unidos y hacer una ruta de 7 noches visitando Las Vegas, Los Ángeles y San Francisco.

Despegamos a las 08:00 de la mañana desde Alicante y paramos en Oslo en un vuelo de casi 4 horas.El regreso fue por Londres en una escala de algo más y hubo retraso debido a una avería del avión que regresaba, pero lo solventaron sin mayor inconvenientes y todo fue bien.

VIERNES 2 DE DICIEMBRE

Llegada al aeropuerto de LOS ÁNGELES. Después de un extenso y exhaustivo control de seguridad, en el que a parte del ESTA, nos pedían datos personales de por qué íbamos, a qué nos dedicábamos y cuánto dinero llevábamos encima, salimos a la calle a buscar el autobús lanzadera de Alamo Rent a Car, la compañía con quien contratamos el coche de alquiler,   que nos dejaba en el recinto donde teníamos contratado nuestro Fiat Space. Desde allí fuimos directas a dormir al hotel Holiday Inn Express and Suites Hawthorne, cerca del aeropuerto. Llegamos sin problemas con el GPS y tras dejar las maletas y aparcar, fuimos a cenar a un Mac Donald pegado al hotel, cuya hamburguesa sabía diferente a las españolas,  aunque reconozco que con el jet lag no la disfruté como dios manda…

A pesar del cansancio que tenía esa noche, me desperté unas 3 o 4 veces para mirar la hora, pendiente de que no se nos hiciera tarde para madrugar al día siguiente, día de nuestra salida a Las Vegas.

SÁBADO 3 DE DICIEMBRE

Según el plan, la idea era madrugar, desayunar y conducir a Las Vegas para estar a la hora de comer pero los planes cambiaron. Paramos en Victorville, etapa 11 de la Ruta 66 donde  fuimos a parar al típico bar de carretera que suelen verse en las pelis y ahí ya comenzamos a sentir los aires y la esencia americana.


Comentarios