País Vasco francés: Surf, txapelas y verde al otro lado de la frontera

29-06-2017

 
País Vasco francés: Surf, txapelas y verde al otro lado de la frontera
 

Al otro lado de Irún y del río Bidasoa pasamos la frontera y nos encontramos con un País Vasco diferente al que quizás estamos acostumbrados, el denominado comúnmente País Vasco francés o Iparralde en euskera. A pesar del nombre y de compartir parte de la historia, esta zona pertenece actualmente al departamento de Pyrénées Atlantiques en la región de la Aquitania francesa. Teniendo en cuenta la similitud de paisaje con Euskadi con km de costa, montañas verdes y caseríos, no dejan de haber ciertas diferencias determinadas por el carácter de los habitantes a un lado y otro y el contexto histórico de la zona.

De paseo por la costa a ritmo de surf

Biarritz

Esta ciudad costera vive de cara al Mar Cantábrico y como muchas otras localidades de la zona, es uno de los puntos más importantes de toda Francia para la práctica del surf. Se extiende entre cabos y playas desde el faro, pasando por la Grand Plage, hasta la Côte des Basques y el puerto de los pescadores.

Pasó de ser una ciudad con un puerto ballenero a una estación balnearia y punto de encuentro de la aristocracia española en el siglo XIX. Fue aquí donde la emperatriz Eugenia de Montijo esposa de Napoléon III mandó construir un palacio a orillas del mar, hoy en día el lujoso Hotel du Palais.

También se puede llegar hasta la Roche de la Vierge, con una gran pasarela que se adentra en el mar hasta un cabo con una estatua de la Virgen y desde donde se divisa toda la ensenada de Biarritz. En el centro cuenta con Les Halles, el mercado gastronómico con productos de la región.

Saint Jean de Luz

Siguiendo la costa y pasando las pintorescas comunas de Bidart y Ghéthary llegamos hasta Saint Jean de Luz. Cuenta con un paseo marítimo parecido al de Biarritz, donde la actividad principal nuevamente es el deporte de las tablas de madera y no es extraño ver a muchos jóvenes esperando el momento de subir a la cresta de la ola.


Comentarios