Pokhara, visita imprescindible a los pies de los Annapurnas

27-01-2017

 
Pokhara, visita imprescindible a los pies de los Annapurnas
 

Pocas son las viajeras que no incluyen Pokhara como parte de su visita a Nepal ya que, esta ciudad es la puerta de acceso a los Annapurnas y se ha convertido en el segundo destino turístico del país, por detrás de Kathmandú.

 Antiguamente Pokhara era una ciudad de gran importancia en la ruta entre India y Tíbet y actualmente, es la ciudad por excelencia para preparar todo tipo de actividades al aire libre como: ráfting, parapente, excursiones por los alrededores a caballo en bici o a pie, pasar una noche en Sarangkot para ver el atardecer y el amanecer en los Annapurnas o simplemente relajarse contemplando las tranquilas aguas del lago Phewa, un lago a orillas de Pokhara rodeado por las imponentes montañas de los Himalayas.

Una de las excursiones que hice fue a la Pagoda de la Paz Mundial, situada a lo alto de una colina al lado de Pokhara, donde, además de ofrecer unas vistas privilegiadas de la ciudad, también pude contemplar un atardecer espectacular observando los Annapurnas.

Pero, si hay alguna actividad que distingue Pokhara, esa es emprender un circuito por los Annapurnas. Se pueden hacer  trekkings de varios días para ver la impresionante cordillera del Himalaya donde también se pueden conocer remotas aldeas que resultan imposibles de conocer por carretera.

Pude hacer un trekking allí y alojarme en una de las aldeas con una familia local, fue una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras que viví en Pokhara. Merece la pena levantarse temprano para ver el amanecer y contemplar cómo los primeros rayos de sol iluminan los Annapurnas y los tiñen de un color rojizo intenso. Es una experiencia única e inolvidable.

Pokhara ha cambiado mucho con el paso de los años y por la afluencia de turismo ha tenido que adaptarse a ello, (quizá haya gente que le guste este cambio, a mi particularmente quizá no tanto) y la parte del “Lake side”, (parte donde se concentra mayor parte del turismo) ha perdido un poco su esencia nepalí y se ha convertido en una zona llena de hoteles, tiendas de regalos y ropa, bares y restaurantes que hacen que una se cuestione si está en el país de los Himalayas o en una ciudad a orillas del Mediterráneo. 

Para ver más la esencia de Pokhara, tomé un bus local y fue fantástico perderme por las pintorescas calles del casco antiguo de Pokhara, llenas de vida, pequeños templos y contemplar la vida cotidiana de sus habitantes sin la afluencia turística del “Lake side”.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Nepal, Gandaki, Pokhara, Ciudad, Himalaya, Montaña, Naturaleza, Autobús, Mochilero, Solo

Comentarios