QUÉ VER Y HACER EN BRIGHTON EN UN DÍA. VISITAR BRIGHTON DESDE LONDRES

25-06-2017

 
QUÉ VER Y HACER EN BRIGHTON EN UN DÍA. VISITAR BRIGHTON DESDE LONDRES
 

Esta ciudad del sur de Inglaterra es el lugar costero y vacacional más famoso del Reino Unido, por eso, en cuanto salen los primeros rayos de sol, muchos “londoners” tiran para allá como locos. Aunque yo ya había estado (en el verano que pasé trabajando en Kent en 2010, que ya ha llovido), Andrea aún no lo conocía, así que hicimos lo propio y nos dispusimos a pasar de un día de solete, paseítos y recreativos.

Brighton comenzó a ser famoso como lugar de vacaciones de la élite en la época Georgiana, pero el ferrocarril, a mediados del siglo XIX, lo fue acercando más a las clases populares y lo hizo consolidarse como day trip desde Londres.

Aunque es una ciudad relativamente pequeña para el standard de UK (285.000 habitantes), recibe millones de turistas, sobre todo nacionales, y excursionistas, y es uno de los destinos favoritos de los estudiantes, ya sea universitarios (alberga dos de las principales universidades del Reino Unido) o extranjeros que quieren aprender inglés. Para rematar, es conocida como la capital gay, la ciudad más hippy y el lugar más feliz para vivir del Reino Unido. Pinta interesante, ¿no?

Como ya hicimos el verano pasado cuando visitamos Bristol, fuimos hasta allí en bus (o coach) con National Express, pues aunque eran unas 2 horas-2 horas y media de viaje y en tren apenas 1, pagamos 32 libras por los billetes para los dos y en tren salían a 82. En estos buses se va bastante bien y, además, la estación, o psuedo-estación (son un par de marquesinas en un callejón), de buses de Brighton está justo enfrente del muelle, y la de tren a 20 minutos andando. Muuuuuy locos los precios de los trenes en Inglaterra, no merece la pena, en absoluto.

Para variar, llegamos muertos de hambre, así que lo primero que hicimos fue ir a comer algo. Acabamos en el Ohso, uno de los restaurantes más famosos de Brighton, imaginamos que por su situación junto al muelle. No había mucha variedad, y encima era relativamente pronto, así que tiramos por lo tradicional y pedimos un english breakfast, que llevábamos años sin comer, para compartir. El plato, pese a las 6 libras que pagamos por él, resultó ser bastante raquítico, menos mal que estábamos sentados frente al mar, oliendo el mar… que no escuchando porque, al igual que en Hastings, hay una carretera bastante transitada junto al paseo marítimo.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Inglaterra, Sureste de Inglaterra, Brighton, Ciudad, Mar, Autobús, Escapadas

Comentarios