Ruta por los pueblos de Madrid: ¿Qué ver en San Lorenzo de El Escorial?

01-06-2017

 
Ruta por los pueblos de Madrid: ¿Qué ver en San Lorenzo de El Escorial?
 

Hoy hacemos una visita a la localidad de San Lorenzo de El Escorial, uno de los pueblos más bonitos de Madrid, situado en un lugar privilegiado en la Cuenca del Guadarrama.

El origen de la villa se debe a la construcción del Monasterio de El Escorial. Cuando Felipe II trasladó la corte de Toledo a Madrid, buscó un lugar cercano donde albergar los restos de su padre, el emperador Carlos V. Además de conmemorar la victoria de la Batalla de San Quintín ante el ejército francés, que tuvo lugar el día de San Lorenzo (10 de agosto de 1557). Con la ayuda de teólogos, astrólogos, médicos y canteros, se decidió por una pequeña aldea situada en el centro geográfico de la Península: El Escorial.

Cómo llegar a San Lorenzo de El Escorial

Coche. Desde Madrid debemos coger la A-5 hasta las Rozas y desviarnos por la M-505.

Tren. Desde Madrid, tomamos en la estación Atocha o Chamartín la línea C-8 o C-3 de Cercanías Renfe hasta El Escorial. Pasa cada hora y el trayecto dura una hora. Desde la estación se llega al Monasterio de El Escorial en unos 15 minutos andando.

Bus. Desde Madrid debemos ir al intercambiador de Moncloa, y coger las líneas 661 o 664 (unos 50 minutos de viaje) para bajarnos en la Estación de Autobuses de San Lorenzo de El Escorial.

Ruta por San Lorenzo de El Escorial

Las obras del monasterio duraron 21 años. A la par se fueron levantando distintas edificaciones, se abrieron nuevas calles y la población fue creciendo desordenadamente, expandiéndose en la ladera del monte Abantos. La pequeña aldea de El Escorial se convirtió en Real Villa y el prior del monasterio sería quien ostentara el gobierno.

Siguiendo los deseos de Felipe II, la Orden de los Jerónimos, no dejó que se construyeran viviendas cercanas al monasterio, pero ante la presión de la corte, Carlos III autoriza su construcción a continuación de la lonja del monasterio. Con ello, empiezan a proliferar residencias de verano donde vivían la aristocracia y la burguesía de la época. Este núcleo sería el futuro San Lorenzo de El Escorial, independiente del primitivo pueblo de El Escorial. El arquitecto Juan de Villanueva se encargó de ordenar el casco urbano proyectando calles y plazas que debían salvar el fuerte desnivel existente entre el monasterio y las empinadas cuestas de Abantos. El conjunto arquitectónico resultante ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Comentarios