Skye, la isla escocesa entre la niebla

13-03-2017

Mireia
 (5/5)
 
Skye, la isla escocesa entre la niebla

Skye, la bella isla escocesa entre la niebla

 

Cuando pensamos en Escocia, lo primero que nos viene a la mente son los verdes valles típicos de las Highlands junto a montañas coronadas de nubes, playas medio vírgenes de belleza salvaje y campos salpicados por ovejas y por el carismático ganado escocés de pelo largo.

Curiosamente, en Escocia hay una zona que reúne gran parte de estos paisajes más reconocibles: estamos hablando de la Isla de Skye, siempre evocadora entre la bruma.

Y es que así se la conoce popularmente, mediante el sobrenombre poético en gaélico escocés de “Eilean a' Cheò” (expresión que significa, literalmente, “la isla entre la niebla”). Se trata de una definición bastante antigua que parece tener un origen nórdico, y resulta tan apropiada para describir los paisajes de la isla que se ha mantenido el nombre, prácticamente sin cambios, hasta la actualidad.

Skye es la isla más grande del archipiélago escocés de las Hébridas Interiores, y una de las más grandes de Escocia. La capital de Skye es la ciudad de Portree, y la población residente en ésta y en otras localidades de la isla viven de la agricultura, de las destilerías de whisky y, sobretodo, del turismo. A destacar que la isla pertenece a una de las zonas donde la lengua gaélica está más presente, siendo ésta hablada por casi la mitad de su población.

 

  Vista del paisaje cerca de Neist Point, en Skye. Fotografía de Mireia Company

 

El clima en Skye refleja gran parte de la personalidad de la isla: variable e impredecible, el viajero deberá estar preparado para afrontar durante casi cada día los constantes cambios meteorológicos propios de las tierras escocesas. Las temperaturas suelen ser suaves (teniendo en cuenta su latitud), oscilando entre los 6ºC de media en invierno y los 16 ºC en verano, el ambiente acostumbra a ser húmedo y las rachas de viento y las lluvias son una constante habitual. Por ello, lo ideal es vestirse a capas con ropa cómoda, además de utilizar calzado impermeable.

Geográficamente, en Skye destacan las Cuillin, una imponente cordillera de montañas rocosas cuya composición nos remonta a un antiguo origen volcánico. Debido a esta herencia, la isla combina prados de un verde intenso junto a oscuras playas plateadas, de una belleza salvaje y abrupta.

La isla es frecuentemente visitada por viajeros durante todo el año gracias tanto a sus sobrecogedores paisajes como a la abundante fauna que se puede encontrar por la zona, destacando en este aspecto especies como las águilas marinas o las nutrias.

 


Vista del Old Man of Storr. Imagen por Frank Winkler.

 

A Skye se puede acceder con ferrys que parten desde varias localidades como a través de un puente-carretera desde Kyle of Lochalsh. En cuanto a hospedaje y servicios, en la isla abundan los albergues y los B&B, así que si hacemos las cosas teniendo un poco de previsión (sobre todo en verano) es fácil encontrar alojamiento para planificar una visita completa a “la isla entre la niebla”.

El mayor atractivo de Skye radica en la capacidad que tiene esta isla para ofrecer recorridos, paisajes y actividades para todo tipo de viajeros: sean cuales sean tus intereses, la isla tiene siempre algo que mostrarte.

En Worldkers hemos hecho una  selección de lugares, experiencias y propuestas que te ayudarán a conocer la isla y así planificar mejor tu estancia en ella ¡Entra y descubre todo lo que la Eilean a' Cheò puede ofrecer!

 

 

 Enlaces de interés relacionados 

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Escocia, Islas Hébridas, isla de Skye, Portree, Ciudad, Montaña, Naturaleza, Coche, Escapadas

Comentarios